Soñó con tener un negocio y lo logró

Fecha

feb. 04, 2015

Aunque los tacos llegaron a Los Ángeles antes que Rigoberto Meléndez emigrara a esta ciudad en 1978, él ha tenido mucho que ver con la difusión de este popular platillo mexicano.

Como para muchos inmigrantes, su trayectoria laboral en Estados Unidos empezó en las cocinas de varios restaurantes, donde, además de lavar platos, comenzó su pasión por este tipo de negocio.

"Me propuse que un día yo sería el dueño de un establecimiento, y pensé que podría haber una buena oportunidad uniendo la demanda de comida rápida con los sabores tradicionales de mi país", explica Meléndez.

En marzo de 1990, con unos 90 mil dólares ahorrados, él y su hermano Jorge estrenaron su carrera como empresarios abriendo su primera taquería en Pacoima. Así fue como ondeó por primera vez el nombre de Rigo’s Tacos, que en la actualidad figura en las 13 taquerías que Meléndez tiene —dos en Las Vegas, y el resto en el área de Los Ángeles—.

Como preparación para su aventura empresarial, Meléndez trabajó por un tiempo para King Taco, y también fue dueño de un restaurante de comida estadounidense que compró a uno de sus empleadores.

Pero esa experiencia práctica ha suplido la falta de estudios formales en negocios. Siguiendo su criterio, a menudo intuitivo, Meléndez se vio sorprendido por un éxito que llegó antes de lo esperado. "En diciembre de 1990 abrimos la segunda taquería", explica el empresario, señalando que a partir de ahí, las aperturas de nuevos restaurantes no pararon a un ratio de prácticamente uno por año.

Además de las 13 taquerías, el empresario es propietario de tres restaurantes "formales": Mariscos Colima, en North Hollywood; Hacienda Colima, en Barstow, y Mariscos La Canoa, en Los Ángeles.

"Como negocio son más complicados, pero yo también quería tener algo más sofisticado que las taquerías", dice Meléndez, comentando que los restaurantes necesitan más personal para operar y acarrean más burocracia, particularmente para obtener la licencia de venta de alcohol.

En todos sus establecimientos, Meléndez tiene un total de unos 200 empleados, además de la valiosa colaboración de la familia. Sus hermanos, Armando, Lorena e Isabel (todos apellidados Meléndez) están al frente de algunos de los restaurantes, así como dos de sus hijos.

Pero aun con la ayuda de la familia, Meléndez reconoce que uno de sus errores ha sido querer participar en todo personalmente.

"Yo quería estar haciendo las salsas en cada restaurante, atendiendo a los clientes y supervisándolo todo, y con tantos es imposible", dice el empresario, quien ha decidido crear una cadena de franquicias.

"Ese es mi mayor proyecto inmediato", indica Meléndez quien está buscando franquiciados tanto para las taquerías como para los restaurantes.

El empresario estima que las franquicias se otorgarán a un precio de unos 400 mil dólares para las primeras y unos 500 mil para los restaurantes formales, pero lo que más le preocupa es encontrar a las personas con la capacidad necesaria para mantener el nombre que él ha consolidado.

Actualmente las taquerías se enfrentan a un aumento de los gastos operativos derivados del mayor costo del maíz, la carne y la gasolina. A un precio de entre 1.19 y 1.29 dólares, por unidad, los tacos se elaboran con un presupuesto muy ajustado.

"Sólo he subido los precios una vez en 17 años, pero veo que pronto habrá que subirlos de nuevo", dice Meléndez, confiando en que sus competidores también lo hagan. "Es un negocio muy competitivo, yo creo que estamos todos esperando a que sea otro el que suba los precios, pero no creo que podamos aguantar mucho", dice el empresario.

Además, Meléndez señala que otra gran interrogante para sus negocios, y para la industria en general, es la solución de la cuestión migratoria: "Los inmigrantes son clave en nuestra industria. Si se lo ponen muy difícil, todos nos vamos a resentir". Este empresario señala que uno de los costos en el que nunca ha escatimado ha sido en la publicidad, un apartado en el que actualmente invierte entre ocho mil y 10 mil dólares mensuales.

"Yo fui el primero en sacar un anuncio de tacos en la televisión", dice refiriéndose a un comercial que hizo hace años.

Aunque él no declara su volumen de ventas, señala que las mismas no han parado de subir, a un ritmo del 155 al 20% anual casi desde el primer día en que abrió la taquería de Pacoima.

www.laopinion.com/Los Angeles/ Miercoles 11 de Junio de 2007

Próximos eventos

Mar 7-9, 2019 México, CDMX
Card image cap

42a Feria Internacional de Franquicias

WTC Ciudad de Mexico
Jun 21-22, 2019 Guadalajara, Jal
Card image cap

EF Guadalajara 2019

Expo Guadalajara