Tallas grandes, negocio en ascenso

Fecha

feb. 04, 2015

Bajo la premisa de que la belleza no tiene talla, la empresa María Ferré viste desde hace 15 años a mujeres mexicanas “de talla grande”, un segmento de mercado en el país hasta ahora descuidado por grandes almacenes y tiendas de ropa.

Bajo la premisa de que la belleza no tiene talla, la empresa María Ferré viste desde hace 15 años a mujeres mexicanas “de talla grande”, un segmento de mercado en el país hasta ahora descuidado por grandes almacenes y tiendas de ropa.

Benjamín Luque, gerente comercial de la firma, explica que el interés por satisfacer la necesidad de mujeres que no encontraban ropa a su medida motivó el surgimiento de María Ferré, compañía de Culiacán, Sinaloa, que retoma el apellido del diseñador italiano Gianfranco considerado el “arquitecto de la moda”.

Luis Ignacio Muñoz y Georgette Saad iniciaron el concepto en 1992 con el objetivo de atender a mujeres en estado de maternidad y con “tallas extras”, explica Luque.

Con 18 tiendas propias en operación y cinco franquicias en Sinaloa, Sonora, Coahuila, Nuevo León y Nayarit, la firma prevé la apertura de un establecimiento por mes en 2008.

Ese mismo año, la meta será arribar al Distrito Federal, comenta Luque. Considera que el catálogo de productos con tallas 28 a 32 y 38 a 44 será bien recibido en la capital del país.

“El tamaño de la población y mercado potencial que existe en la zona es muy atractivo”, dice Luque, al señalar que el concepto opera en centros comerciales y, preferentemente, calles céntricas de una ciudad.

“En México hay espacio para al menos 20 tiendas”, cuando —dice— en una ciudad con un millón de habitantes tenemos siete tiendas abiertas.

El directivo destaca que “todos los diseños son mexicanos y la confección se realiza en Los Ángeles, California”.

Esto obedece a que en Estados Unidos el costo de la tela es menor, aunque se paga más por la mano de obra que en México.

Sin embargo, Luque apunta que toda la producción se destina a suelo mexicano, debido a que los diseños atienden el gusto de las mujeres de este país.

“Aunque tenemos oficina de compras allá, no nos interesa ese mercado; nacimos en México y somos una empresa mexicana”, refiere.

El catálogo de productos incluye faldas, vestidos casuales y de noche, pantalones de mezclilla, bermudas y accesorios como bolsas, collares, lentes, sombreros y guantes.

El monto de la inversión estimado para una franquicia es de mil dólares por metro cuadrado.

Por ahora, los directivos trabajan en incorporarse al esquema de franquicias.

HUMBERTO NIÑO DE HARO
El Universal
Miércoles 07 de noviembre de 2007

Próximos eventos

Mar 7-9, 2019 México, CDMX
Card image cap

42a Feria Internacional de Franquicias

WTC Ciudad de Mexico
Jun 21-22, 2019 Guadalajara, Jal
Card image cap

EF Guadalajara 2019

Expo Guadalajara