Super Mex mira en grande

Fecha

feb. 04, 2015

En el sur de California encontramos grandes cadenas de restaurantes de comida mexicana. A las conocidas El Pollo Loco, Baja Fresh y El Gallo Giro, por citar sólo tres, podemos sumar los restaurantes más pequeños que ofrecen una gran variedad de sazones del país azteca. Ahora, una más viene a sumarse a la lista. ¿Está listo el sur de California para Super Mex?

Si usted reside en Long Beach, seguramente que el nombre ya le resultará familiar. En 1974, el matrimonio Manuel y Socorro Orozco fundó su primer restaurante en el centro de esta ciudad californiana. Manuel Orozco, nacido en Michoacán, se estableció en la década de 1950 con su esposa en California con el fin de lograr lo que muchos buscan: alcanzar el sueño americano. Y lo lograron con la apertura de su primer restaurante, al que luego se sumaron otros con un menú preparado como si estuviera hecho en casa y que incluye desde los populares antojitos, hasta las combinaciones los muy solicitados burritos. Después se agregó el servicio de catering.

Con 13 sucursales en el sur de California y Nevada —seis de ellas de propiedad de la compañía, cinco como franquicias y dos unidades con licencia en Las Vegas—, Super Mex quiere seguirse abriendo mercado en el sur del Estado Dorado y para ello se ha fijado la meta de establecer más franquicias en esta región.

Con este objetivo, Steven Kishi, director de operaciones de Super Mex Franchise Corp., se integró a la compañía el año pasado, para encargarse del desarrollo de la marca, del crecimiento de la franquicia, de las relaciones con la comunidad y del mercado estratégico.

"En principio, lo que se busca en una persona que quiera abrir una franquicia de Super Mex son dos cosas", explica a La Opinión, Kishi, con más de 20 años de experiencia en la industria de los restaurantes.

"En primer lugar, buscamos a una persona con una buena experiencia comercial, especialmente en la administración de un negocio tan exigente como éste, que no es uno de los de más fácil administración. Su administración abarca una serie de factores, si tomamos en cuenta no sólo a los empleados, sino también a los clientes. Necesitamos a personas con un buen sentido comercial", señala Kishi.

"En segundo lugar, necesitamos solidez financiera para abrir un restaurante, una sólida base de capital", agrega. La compañía ha establecido como prioridad la identificación de personas deseosas de abrir entre tres y cinco sucursales de la cadena como principales candidatos para la franquicia.

El pago de la franquicia no se limita únicamente a los medios para el local donde funcionará y la preparación de la comida, en el caso de un restaurante. Se deben tener en cuenta los gastos que representan el equipo, la estructura y la administración de un negocio minorista estándar, entre otros.

"Calculamos el precio entre 400 mil y 600 mil dólares, teniendo en cuenta estos factores. En cuanto a ubicación, se debe tener un buen equilibrio entre la cantidad de gente que va a consumir en el almuerzo y la cena", dice Kishi.

La competencia es grande. En este mercado del sur de California la estrategia tiene que estar bien dirigida y, según Kishi, eso es lo que mejor hacer Super Mex. "Tenemos una fuerte cadena de seguidores en Super Mex, el nombre cuenta con el respeto y el reconocimiento de muchos, muchos años, también contamos con nuestro estilo".

La tradición familiar iniciada por Manuel y Socorro Orozco está ahora en manos de sus hijos, quienes administran la cadena con el mismo objetivo de sus padres: hacerla grande y que sea una empresa de profundos valores familiares.

"Empezamos en Long Beach y tenemos muchos empleados; de ellos, probablemente de 10 a 12 tienen más de 25 años con nosotros. Yo mismo llevo ahí muchos años, 150 trabajadores más llevan unos 15 años. Somos una empresa que cuenta con la lealtad de sus empleados", dice a Ted Orozco, hijo de Manuel y Socorro, actual presidente de Super Mex Restaurants y encargado de supervisar las operaciones de la compañía, del desarrollo del menú y de la construcción de nuevos locales.

Otro de los hijos, Manuel Jr., dirige la planificación financiera de la empresa, la contratación y el desarrollo comercial de nuevos locales.

"Yo siempre le digo a la gente que Super Mex tiene sólidos valores familiares y que, como familia, queremos tener empleados a largo plazo, que se queden con nosotros. Éste es un vehículo que, creo yo, nos ha ayudado a llegar donde estamos ahora", dice Orozco.

www.laopinion.com/Ana Labrin-García / Los Angeles 11 de Septiembre de 2007

Próximos eventos

Mar 7-9, 2019 México, CDMX
Card image cap

42a Feria Internacional de Franquicias

WTC Ciudad de Mexico
Jun 21-22, 2019 Guadalajara, Jal
Card image cap

EF Guadalajara 2019

Expo Guadalajara