Qué antojos, un negocio con ingenio

Fecha

feb. 04, 2015

A dos años de iniciar operaciones bajo el modelo de franquicia, Qué antojos ha logrado abrir 61 puntos de venta, además de colocarse dentro de las 10 empresas franquiciadas de baja inversión y con rápido retorno de inversión.

La empresa, que nació hace 11 años en la ciudad de Mérida, se "dedica a la comercialización de fruta fresca preparada con la receta secreta de su chamoy", la cual le ha valido el reconocimiento de sus consumidores, comentó Felipe Vega, socio fundador y director de la franquicia.

Javier Morales y Felipe Vega fueron quienes recordaron sus golosinas preferidas de la infancia decidieron llevar la preparación de fruta y botanas con salsa al modelo de franquicia.

La diferencia de estos productos con los demás está en su receta especial de chamoy, la cual guardan celosamente sus creadores, adicional a la "calidad de las frutas y la limpieza con la que se preparan nuestros 22 productos", destacó el entrevistado.

La franquicia cuenta con 18 unidades propias y 53 franquicias, lo que les ha dado la posibilidad de internacionalizar el concepto y llegar a España y Guatemala.

Impulso para crecer

"Al ser un producto de impulso los lugares más recomendados para ubicar un local son los centros comerciales, calles o avenidas concurridas, donde el paso de personas sea constante" recomendó Felipe Vega.

Qué Antojos es un negocio de rápida recuperación, el retorno de inversión es de ocho meses y se tiene un margen de utilidad mensual de 30% a 35%, debido a que los costos de la materia primera son bajos.

Con la cuota de inversión incluye el derecho de uso de marca, un módulo de cuatro metros cuadrados para usarse como una isla en los centros comerciales o locales independientes.

"Lo más importante es que incluye los manuales de operación, capacitación, estudio de mercado previo y durante la duración del contrato se dará una asistencia técnica integral al franquiciatario", destacó.

Los productos como el chamoy y otros que no son perecederos distribuido por la franquicia desde el corporativo en el Distrito Federal. Mientras que la jícama, el pepino, mago y mandarina se compra en los lugares donde se encuentra la franquicia.

De acuerdo con Felipe Vega "en lo que se refiere a capacitación les enseñamos desde cosas tan básicas como la elección de la fruta, de que tamaño, el grado de maduración, la forma de pelarla y cómo hay que presentarla".

El negocio se comenzó a franquiciar desde abril del año pasado con buena aceptación lo que les ha valido ser invitados a diferentes ferias del sector como la de Valencia España, donde lograron apertura una franquicia minimaster en Marbella.

Otro de los lugares en el que han introducido este concepto es Guatemala donde está por abrirse la franquicia maestra. Además esta semana participan en la Feria de Franquicias de Colombia.

"De aquí a final de mes tenemos programadas la apertura de seis unidades y la proyección de aquí a un año es de duplicar el número de unidades que tenemos ahora" expuso Felipe Vega.

Números sabrosos

  • Cuota única de franquicia: 130,000 pesos.
  • Cuota de regalías y asistencia técnica: 3,000 pesos mensuales
  • Unidades: 18 unidades propias y 53 franquiciadas.
  • Retorno de Inversión: de ocho meses y 10 meses.
  • Duración de contrato: cinco años.

Omar Becerril/ www.elempresario.com/13 de Noviembre de 2007

Próximos eventos

mar. 7-9, 2019 México, CDMX
Card image cap

42a Feria Internacional de Franquicias

WTC Ciudad de Mexico
jun. 20-21, 2019 Guadalajara, Jal
Card image cap

EF Guadalajara 2019

Expo Guadalajara