La primera franquicia de “alitas” en México, escribe su propia historia en 15 años de altos vuelos: Wings Army.

Fecha

ene. 27, 2021

En 2005, Martin Santaella, se decidió por su corazonada. Atrás habían quedado los viajes a la cuna del platillo que estaba por proponer al comensal mexicano, atrás quedaron las pruebas en la cocina de su hogar, optó por su astucia, por cerrar oídos a quienes criticaron su nueva aventura: Wings Army, y un lugar a manera de un cuartel, para disfrutar sabores hasta ese momento desconocidos.

Ser la primera franquicia de “alitas” en nuestro territorio, tiene su mérito, pero también su historia en 15 años de trabajo ininterrumpido. Santaella, abre el libro con más de un centenar de páginas que demuestran que los sueños desde un emprendimiento, si alcanzan altos vuelos.

La firma, 100 por ciento mexicana, en su máximo histórico, alcanzó 200 sedes en todo el país y en ellas, la generación de más de mil 400 fuentes de empleo. En esta revisión de su historia, a través de nueve capítulos, la casa editora Índice, presenta una obra de consulta obligada para quienes buscan historia y vigencia de negocios exitosos en México.

Desde su origen, inventiva, planes de expansión, la mira en otros conceptos y claro, sin olvidar el desarrollo como franquicia de Wings Army, la lectura del libro Altos Vuelos, destaca impecable, el pensamiento de Martín Santaella, pero también la óptica y táctica del equipo que supo sumar en áreas estratégicas de una empresa.

Se narra que en julio del 2020, cuando el covid envolvió a los negocios en alimentos y bebidas en la crisis más severa de su historia, Santaella, decidió reunir a sus colaboradores para plantear nuevas estrategias. La principal fue la de garantizar la calidad plena en los productos que compone su oferta gastronómica.

Decidió ir a la búsqueda de los propios productores del campo, sumar a sus líneas, creadores artesanales de alimentos, lanzar novedosos conceptos de franquicias, inyectar nuevo menú a la propuesta original de Wings Army.

“Nació la era en la que no solo nos reconocerán por el sabor de nuestras alas”, dijo Martín Santaella, entrevistado con motivo del libro, Altos Vuelos.

No obstante haber logrado hasta en dos ocasiones, el galardón principal en la cuna de las alitas, Búfalo, Nueva York, sede del campeonato mundial en la especialidad, con todo y el sabor y preferencia de sus alitas, Martín, en medio de la actual dificultad, abrió su holding en alimentos y bebidas, Franquicias Maso en Expansión, a ensaladas, productos del mar, quesos, carnes certificadas, vinos y más cervezas artesanales.

Se decidió por brindar el primer drive thru para un negocio establecido de alitas, llevarlas también por vez primera, a una terminal de autobuses, la más grande de LA, Terminal del Norte en la CDMX. Ideó abrir una charcutería artesanal con la sabiduría de adultos mayores en embutidos y quesos -Brocher-, y un pub más apegado a la taberna europea -Pitypolski-, pero con tecnología de video mapping en su interior.

“Somos una marca fuerte”, aseveró enfático, Alberto Santaella, director de relaciones públicas y gobierno de Franquicias Maso en Expansión, a lo que su hermano Martín secundo: “vamos a seguir creciendo y el que quiera seguir con nosotros, bienvenido sea; porque aquí hay cosas buenas y las que vendrán serán mejores”.

El libro Altos Vuelos “los sueños tienen alitas”, pronto estará al alcance del lector. Informes: albertosantaella@franquiciasmaso.com

** Franquicias Maso en Expansión es miembro afiliado de la Asociación Mexicana de Franquicias y con sus marcas participantes, expositor fundador en la Feria Internacional de Franquicias y Expo Guadalajara.