Franquicias embajadoras de la dieta mediterránea

Fecha

feb. 04, 2015

Oportunidades de negocio que no inventa nada nuevo, sino que potencian la comida tradicional de nuestro país más allá de nuestras fronteras. Así podría definirse la filosofía empresarial que lleva a la franquicia española especializada en gastronomía española a continuar su expansión en mercados internacionales, como consecuencia de un proyecto consolidado, que ha alcanzado una dimensión importante y cuenta con una madurez económica.

Cadenas de franquicias que se han convertido en oportunidad de negocio para emprendedores de otros mercados -que normalmente solicitan una master franquicia y gestionan el resto de aperturas que se realizan en su país- y también para emprendedores españoles interesados en afincarse en el extranjero y explotar un negocio de hostelería que ofrece las delicias de la dieta mediterránea.

Entre las ventajas que ofrecen estas oportunidades al emprendedor, sea cual sea su país de origen, destaca que se trata de cadenas de franquicias experimentadas en la gestión de un negocio de grandes dimensiones, que cuentan con todo lo imprescindible para orientar al franquiciado en todo momento -recursos humanos, medios económicos y experiencia- y mantienen un interés propio: que la expansión internacional sea un éxito.

Además de transportar la imagen de marca, la decoración del local y demás elementos externos que conforman la infraestructura física del negocio, estas redes se preocupan muy mucho porque la franquicia instalada en otro país funcione correctamente, para lo que invierten muchos esfuerzos.

En primer lugar, estudiando el terreno en el que se va a instalar la franquicia para adaptar la oferta a la demanda existente en el país, de manera que se puedan suprimir algunos platos y se puedan introducir otros, así como variaciones en la carta para atraer a la clientela.

En segundo lugar, asegurando la correcta distribución de las materias primas y alimentos que se van a utilizar en la elaboración de los platos y tapas. En este sentido, la labor de logística es fundamental para garantizar que el establecimiento siempre contará con lo que necesita para funcionar.

Así lo demuestra la experiencia de una de las cadenas más internacionales del sistema nacional de la franquicia: Lizarran Tabernas Selectas, presente en Alemania, Andorra, Italia, Portugal, México y Estados Unidos. Con casi una treintena de establecimientos repartidos por estos países, basa su éxito en saber reducir los costes naturales de la expansión internacional de cara al franquiciado, ajustar la logística y asegurar que ésta funciona correctamente y adaptar el negocio allá donde vaya a instalarse.

Económicamente, la enseña exige una inversión inicial de 188.000 euros más un canon de entrada de 33.000 euros, ofreciendo un negocio que de media arroja anualmente 450.000 euros y desde hace unos meses cuenta con el respaldo de un gran grupo de restauración: Comess Group.

Otro ejemplo es Cañas y Tapas, cadena que confía en la investigación y el desarrollo para llevar a buen puerto su proyecto de expansión internacional. Con más de 200 profesionales repartidos en los departamentos de franquicias y expansión, inmobiliario, construcción, formación, operaciones, marketing, calidad, compras y sistemas, valora un equipo humano competente para hacer frente a la internacinalización.

Presente en Andorra, Portugal y Francia, comienza su expansión en países cercanos para testar los resultados del negocio más allá de las fronteras españolas. Una oportunidad de negocio que exige una inversión que supera los 300.000 euros pero que arroja una facturación anual que compensa, tal y como demuestran los establecimientos que cada año suma a su cadena.

Tapasbar, después de comprobar el éxito de la expansión de su marca a Alemania, ha probado suerte más allá del Atlántico, concretamente en México. Con una inversión inicial de 240.000 euros, ofrece una carta que contiene lo más representativo de la gastronomía española en formato tapa, negocio que tiene muy buena acogida tanto en Europa como en Latinoamérica.

Finalmente, la última oportunidad de negocio en sumarse al carro de la internacionalización con sus tapas ha sido Bodega La Andaluza, que ha fijado su objetivo en otros países europeos y Suramérica y actualmente estudia el terreno para invertir en mercados internacionales. Con una inversión inicial de 50.000 euros más un canon de entrada de 15.000 euros, es una de las opciones más económicas en el sector hostelería.

Una interesante selección de cadenas de franquicias que no han dudado en ofrecer más allá de nuestras fronteras lo mejor de nuestra gastronomía, conscientes del aprecio del cliente de otro país hacia la dieta mediterránea y sus beneficios.

Próximos eventos

mar. 7-9, 2019 México, CDMX
Card image cap

42a Feria Internacional de Franquicias

WTC Ciudad de Mexico
jun. 20-21, 2019 Guadalajara, Jal
Card image cap

EF Guadalajara 2019

Expo Guadalajara