Una franquicia para roqueros y gorditos

Fecha

feb. 04, 2015

Qué hubiera sucedido si el famoso pintor colombiano Fernando Botero hubiera contemplado a figuras como Rafa Márquez o Alex Lora como modelos para su obra?

Tal vez tu imaginación busque la respuesta y ciertamente el resultado sería bastante curioso. Pues ya no te lo imagines, porque existe un lugar donde podrás apreciar este experimento, tal vez no hecho por la mano de Botero, pero será igual de original..

Ese lugar –por si fuera poco- es un bar, en donde además de poder reunirte con tus amigos para divertirte, podrás escuchar a bandas de rock en vivo. Y claro, también es posible la idea de negocio.

“Es un lugar mexicano, con un concepto original, muy sencillo pero muy cálido”, considera Luis Alfonso Valle, gerente general de Bebotero.

“El nombre nace de la conjunción de dos palabras: bebo por beber y Botero por el pintor colombiano que se caracteriza por sus pinturas con personajes gordos”, explica el entrevistado.

“Fusionamos estas ideas básicas para crear un lugar muy colorido y muy latino, además de crear nuestros propios diseños y versiones de personas famosas poniéndolas en gordo; es muy original y ha gustado mucho”.

Un negocio “redondo”
The Bebotero Co. nace a principios de 1999 en Guadalajara. Hoy en día cuenta con sucursales en Tlaquepaque y Puerto Vallarta, aunque Luis Alfonso Valle tiene ya puesta la mira en la Ciudad de México.

“Somos un lugar de música en vivo, de rock, sobre todo en español, encaminado a jóvenes entre 18 y 35 años, que es la mayor cantidad poblacional en nuestro país”, explica el entrevistado.

“Procuramos que eso no varié mucho (...) para que en el futuro esto nos dé una clientela muy sólida y frecuente”.

La franquicia requiere de una inversión estimada en un millón 350 mil pesos, considerando los siguientes rubros: cuota (350 mil pesos), gastos preoperativos (150 mil), inversión en remodelación (200 mil) equipo y mobiliario (475 mil) así como inventario y capital de trabajo en 160 mil pesos.

“Incluye todo el kid decorativo y la instalación, nuestro now how, manuales y todo lo necesario para trabajar en su capacitación”. Además: apoyo publicitario inicial y asesoría en la negociación con proveedores.

“El concepto incluye una tienda de ropa y souvenirs, misma que estamos regalando en la compra de la franquicia, esto para apuntalar la imagen del concepto”, destaca Valle.

Precisa también que el costo de la franquicia “es muy variable, dependiendo del tamaño de la unidad que estamos requiriendo adquiriendo”, es decir, un local entre 200 y 300 metros cuadrados en zona comercial y de recreación, tal como playas o centros turísticos.

Bebotero ofrece un contrato por siete años renovable, con “un retorno de inversión calculado entre 18 y 24 meses, aunque dependerá mucho del lugar geográfico donde se ubique el bar”. Incluye también sistema de seguridad y control.

Respecto a regalías y cuotas, éstas son variables dependiendo precisamente la capacidad del local sin sobrepasar el 5% de las ventas netas. La cuota de publicidad institucional es del 1.5% de las ventas netas.

Sobre el futuro del concepto, Luis Alfonso Valle revela que “una de nuestras principales ideas es franquiciar en la ciudad de México, por su tamaño poblacional y en diferentes zonas de la ciudad: creemos que podríamos abrir hasta seis franquicias”.

Fuente: Rubén Castro / ELUNIVERSAL.com.mx/El Universal/Miércoles 09 de mayo de 2007

Próximos eventos

Mar 7-9, 2019 México, CDMX
Card image cap

42a Feria Internacional de Franquicias

WTC Ciudad de Mexico
Jun 21-22, 2019 Guadalajara, Jal
Card image cap

EF Guadalajara 2019

Expo Guadalajara