Buscan crecer a través de la unión

Fecha

feb. 04, 2015

Buscan crecer a través de la unión

Luego de 20 años de apoyar a la integración socio-cultural de 6,000 mexicanos "en discapacidad", el movimiento Unidos somos iguales anunció sus planes de crecimiento en el país como franquicia social.

Fundadora del movimiento e inspirada en el cercano caso de sus dos hermanos en discapacidad, Estela Villarreal Junco invitó a las empresas a sumarse a este movimiento como parte de su concepto de responsabilidad social. Expuso que la integración social de las personas con alguna discapacidad es tarea también de la sociedad, pues se trata de una comunidad que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) asciende a 10% de la población. "Yo tuve la oportunidad de vivir con dos hermanos en discapacidad y al darme cuenta del rechazo que vivíamos como familia cuando salíamos a la calle y de que la gente no era mala, sino que desconocía el problema, supe que teníamos qué romper ese círculo vicioso donde las familias nos encerrábamos antes de transformar el contexto", comentó.

Villarreal Junco, quien recibió el premio del Consejo Mexicano para la Filantropía, recordó que este movimiento consiste en organizar programas recreativos y sociales entre las personas con discapacidad y los jóvenes de las comunidades que reciben la capacitación y sensibilización. Habló del modelo social con el que busca transformar la cultura del país en favor de quienes padecen alguna discapacidad.

Para ello, inició esta franquicia social en la que los franquiciantes son principalmente personas con vivencias cercanas con ese segmento social. Mayor impacto Explicó que una franquicia social no es un negocio, sino que busca que el impacto llegue a la mayor parte de la comunidad en forma estandarizada, pero "no es una franquicia que implique regalías". En ese sentido, refirió que la manera de allegarse de fondos para la organización de los encuentros entre jóvenes de la comunidad y personas en discapacidad resultan del trabajo propio y campañas financieras que los apoyen.

El mercado para este tipo de modelo social no sólo son los jóvenes con espíritu emprendedor en el país, sino que también puede ser utilizado por las empresas que hoy tienen la voluntad y el interés de desarrollar el concepto de responsabilidad social, enfatizó.

La franquicia Unidos somos iguales opera en las ciudades de Jalapa, Veracruz; en Guadalajara, Jalisco; en Cuernavaca, Morelos, y en Hermosillo, Sonora, aunado a sus planes de abrir dos unidades por año y empezar en el corto plazo a replicar el modelo en América Latina, agregó.

27 de Noviembre de 2007 / El Economista Suplemento El Empresario

Próximos eventos

mar. 7-9, 2019 México, CDMX
Card image cap

42a Feria Internacional de Franquicias

WTC Ciudad de Mexico
jun. 20-21, 2019 Guadalajara, Jal
Card image cap

EF Guadalajara 2019

Expo Guadalajara