La re-evolución en la franquicia.

Fecha

feb. 23, 2021

Horas antes de la charla que sostendría con una marca ícono entre las franquicias de México, escuche decir a la influyente economista, Patricia Armendáriz, -shark tank-, que parte de la “columna vertebral” de las empresas, es su innovación. Con 50 años de servicio a su clientela, Tintorerías Max, demuestra que conoce a su mercado, que lo tiene bien identificado, tanto, que ha escalado de forma masiva, con más de 240 sucursales en el territorio nacional, y ello, gracias a su creatividad sin reposo, aún en tiempos de dificultad pandémica y económica.

Raúl Jiménez, director de la franquicia líder en tintorerías y lavanderías, se sincera ante la tragedia que significó el 2020: “nadie estaba preparado; nadie lo imaginaba; inocentemente pensamos que pasaría en dos o tres meses”. Pero la nueva normalidad, dijo que obligó a un “blindaje” construido con agilidad y cuyos componentes fueron, capacidad para reaccionar y reestructurar, lo que Tintorerías Max ha llamado su re-evolución.

En este texto, le compartiré cómo una firma con medio siglo de vida, reconvirtió procesos para superar y resistir frente a la crisis del 2020.

Negocios a máxima velocidad.

El directivo de la franquicia considerada como esencial, nos detalló que determinó reorientar y acrecentar sus procesos de limpieza de prendas, artículos, accesorios y muebles; y ante la obligatoriedad de nuevos horarios, optimizar costos y personal; también, reconfigurar sucursales y considerar nuevos nichos de oportunidades frente a las necesidades de un consumidor post-covid.

Tintorerías Max logró con todo y contingencia sanitaria, convencer a inversionistas para juntos, abrir cinco nuevas sucursales y para este año, sus directivos estiman entre 10 y 14 unidades más. De hecho, en los primeros dos meses, abrir por separado, una de sus tintorerías y lavanderías.

La democratización de la franquicia.

La marca cuyo antecedente está en Jiffy Express, ve en el Bajío, un potencial enorme. Confió que tiene un “mapeo” a nivel nacional y en él, destaca a la región del Bajío, con más ciudades “meta” por sus características adecuadas de población, más de 100 mil habitantes, para llevar adelante nuevas franquicias. Así citó a localidades de Guanajuato, Aguascalientes, San Luis Potosí y Querétaro.

Raúl Jiménez, director de franquicias de la firma, dijo que, si bien su ADN es el servicio de tintorería, suman 25 años operando lavanderías y hoy, son un par de ofertas por separado al inversionista. “Se acerco así la posibilidad de un negocio propio al emprendedor” pues mientras la primera representa una inversión que supera los dos millones de pesos, la segunda se oferta a la mitad de dicho monto.

Y en esta democratización del modelo de la franquicia, habló de su apuesta en una aplicación Tin2Go, con un servicio móvil, en un rango de inversión de 400 mil pesos. “Hay opciones distintas, pues nunca hay escases de ropa sucia”.

Tintorerías Max, desde el 2019, es una las marcas mexicanas que decidieron entrar al llamado crowdfunding, un fondeo colectivo para que emprendedores se conviertan en socios de una unidad. Hoy, suman más de 600 con aportaciones desde los 7mil 500 pesos, y se prevé en este 2021, ir por la cuarta sucursal bajo este formato de inversión en grupo.

En tiempo de crisis, las oportunidades también se presentan, y la marca que no pudo festejar por la pandemia sus primeros 50 años de actividad ininterrumpida, presume que ahora van por los nichos de mascotas y autos y la limpieza que requieren sus accesorios y muebles. Sin duda, un modelo de negocio que se transforma de forma acelerada.

Mario Antonio Morales

incentivaempresasmx@gmail.com