El Cerrito, Casa de Empeño.

Fecha

ene. 06, 2016

Desde hace 15 años, El Cerrito, Casa de Empeño, hizo efectiva la máxima de que “si la montaña no viene a ti…” y decidió entonces ir con su modelo de franquicia a través de 220 sucursales por toda la República Mexicana, al cierre de este 2015.

Este paso ascendente es motivo de orgullo de su director general Rúben Orejel, quien detalló a FranquiciasHoy que en los últimos cuatro años, han mantenido un promedio de 3 unidades abiertas por mes.

¿Cómo se explica este desarrollo excepcional dentro del sector franquicias?

“Somos 7 negocios en 1; con la regalía más atractiva. Una franquicia de alto rendimiento y bajo costo de operación”. Rúben Orejel, va más allá: “frente al emprendedor somos más competitivos, peso por peso invertido.

Un Cerrito, que se convierte en Montaña sólida e innovadora.

El Cerrito, Casa de Empeño, nació en Puerto Vallarta, Jalisco y hoy en día, desde la capital hidrocálida, Aguascalientes, extiende una red de franquicias que le ha merecido diversos reconocimientos por su dinamismo. El titular de la marca, se detiene en un aspecto fundamental para lograr la confianza del inversionista; “somos una casa de empeño que cumple al cien por ciento, con la regulación que fijan las autoridades”. Y desde ahí abre un abanico de oportunidades para ellos, cuando pronostica que “changarros” o negocios informales disfrazados de casas de empeño, desaparecerán del mercado.

Hablando de ventajas; de frente al usuario de El Cerrito, ¿qué los distingue con respecto a otras ofertas de servicio prendario? Orejel, no tarda en sus respuestas: “fijamos interés por día de crédito, no por plazo obligatorio; se aceptan todo tipo de prendas, hasta el empeño de autos; prestamos más; refrendos ilimitados y aceptamos abonos a capital, entre las principales”.

Definió entonces el perfil de inversionista que busca El Cerrito: “inversionista honorable, con capacidad económica media y alta, tiempo suficiente en su agenda diaria y óptica para diversificar”.

Al abundar sobre la fórmula de El Cerrito, de siete negocios en uno solo, su director general, explicó que el liderazgo proviene de su inventiva para unificar al préstamo prendario de todos los días, un bazar con venta directa de diversos artículos, servicio de empeño a domicilio, pago de servicios, venta de boletos de autobús, envió de dinero desde los Estados Unidos y recargas a celulares. “Logramos la réplica del negocio perfecto”.

Así, abundó que la baja inversión para sus modelos de negocios, proviene desde el local mismo a usarse, cuando se necesita de una oficina pequeña. “Nos empeñamos en hacer crecer tú inversión”, es el compromiso reiterado de El Cerrito. Incansable en dibujar el gran momento que vive El Cerrito, Rúben Orejel, habla de la exportación de su franquicia a Centroamérica con 3 unidades en Guatemala y confía en sellar este año, con una sucursal más en la nación vecina y abrir la primera, ahora al norte de la frontera, en Texas.

“Superbillete” y “Paquita la del Varo”, son los personajes que definen la solución diaria de El Cerrito con su clientela y que habla también, de la originalidad de la firma para comunicar un servicio fácil, seguro y rápido.

Su relación con los usuarios a través de la web y redes sociales, resulta atractiva y clara en su lenguaje, lo que representa una herramienta más de oportunidad para los inversionistas que deciden por una casa de empeño y que no impone regalías por publicidad.

Catalogada como una de las 25 mejores franquicias de México, El Cerrito, afiliada a la Asociación Mexicana de Franquicias, tiene modelos de negocios disponibles en el territorio nacional, que le pueden incluir hasta la figura de un lote de autos, para incrementar la rentabilidad de su casa de empeño. Y con todo, la inversión es menor con respecto a otras marcas en el mercado, finalizó su director.


*****