; 7Clean, franquicia incluyente

7Clean, franquicia incluyente

Fecha

jul. 10, 2019

La inclusión laboral también está presente en las franquicias, ejemplo de ello es 7Clean, que suma a su plantilla laboral a personas con discapacidad motriz, sordomuda, autismo y adultos mayores.

Al contratar talento, la franquicia mexicana no se fija en discapacidades ni preferencias sexuales, sino en las ganas de trabajar. “Vemos sus fortalezas y en función de ello los capacitamos en lo que realmente son capaces de desarrollar dentro del trabajo”, dijo Ana Beniamini, directora general de 7Clean en charla con El Economista.

Ana Beniamini, directora general de 7Clean. Foto: Cortesía

A la fecha, 12% de los colaboradores es parte de esta cultura de inclusión en la que se fomenta un cambio interno.

“Tenemos tres personas con discapacidad motriz, una sordomuda y una autista dedicada al mantenimiento, que el año pasado se llevó el premio como el mejor colaborador del año. También tenemos a personas de avanzada edad, cerca de cinco o seis”.

Además, ganan el doble de lo que percibían en sus trabajos anteriores, lo cual les brinda estabilidad laboral. “Les damos la posibilidad a todas las personas que quieran desarrollarse dentro de nuestra organización y la oportunidad de recibir una trabajo digno, una paga digna”.

Transmitir una cultura de inclusión con el resto de las franquicias, precisó Beniamini, no ha sido complicado, pues los franquiciatarios buscan a la empresa por su cultura laboral y sistema ecológico, donde se trabaja con maquinaria y artículos que cuidan el medio ambiente, como jabones ecológicos sin solventes, que no causan irritación ni problemas respiratorios en los colaboradores y la eliminación del uso de plástico de un solo uso.

La empresa está próxima a abrir una sucursal en Cancún, entidad que representó un reto porque el área donde se establecerá la tintorería es protegida, que “ de no haber migrado a este nuevo estilo no hubiésemos podido entrar al en el mercado de Cancún”, finalizó Beniamini.

CRÉDITO:  Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario