Mariana Dávalos, directora a sus 31 años de una gran marca

Aquamatic importante cadena de lavanderías en México está operada por una joven empresaria. Hoy, Mariana Dávalos es encuentra al frente de un negocio que vale más de 180 millones de pesos.

Mariana Dávalos es la directora general de Franquicias Aquamatic y a la vez encabeza el corporativo que administra una empresa inmobiliaria y una planta productora de detergentes.

Probablemente la personalidad y el cargo de Mariana serían irrelevantes si no fuera por dos cosas en particular: la primera, es una joven empresaria de 31 años de edad que dirige un corporativo que factura arriba de 180 millones de pesos anuales. La segunda, que es la dueña y creadora de una de las marcas de franquicias más exitosas de los últimos años.

Egresada de la Universidad Autónoma de Guadalajara de la Facultad de Administración, con tan solo 25 años se hizo responsable de dirigir la empresa que creó su padre y que debido a problemas de salud tuvo que dejar dicha dirección, a la fecha dirige una empresa con más de dos mil empleados que opera más de 100 locales en todo el país.

El interés de Mariana comenzó desde pequeña, con tan solo 13 años comenzó a trabajar como ayudante en el área de Recursos Humanos más su interés se centró en el área de producción ya que las jornadas de los empleados eran muy largas. Es así como empieza a involucrarse en los procesos de limpieza de las prendas.

Después de dos años, pasó al área de operaciones en donde Mariana comenta que su padre le impuso el reto más grande para ese momento: aprender a hacer de todo, desde lo más pequeño hasta los más pesado y complicado en la operación de la tintorería.

Mariana recuerda estos consejos de su padre y enseñanzas como una relatoría de metáforas; de esta manera, la hoy directora de Aquamatic, fue aprendiendo de la experiencia y del día a día de la operación de las distintas sucursales que visitaba junto con su padre durante la jornada diaria.

Al llegar a una sucursal, generalmente observaba toda la operación, el comportamiento de los clientes, la calidad de atención que se les daba a estos y las necesidades que se iban presentando con cada uno de ellos, menciona la directora de Aquamatic. Mariana comenta que había momentos en los que su padre le encomendaba como tarea al llegar a cada sucursal, encontrar hasta 500 áreas de oportunidad para mejorar el negocio. “Eso significó una gran enseñanza para mí porque encontraba los contrastes entre lo que yo veía y lo que él observaba”, refiere.

En una ocasión, el padre de Mariana llamó a su hija, de 21 años, para ofrecerle una de sus últimas enseñanzas: entender, que ella iría durante toda su vida en una bicicleta cuesta arriba cargando cada vez más cosas. “Siempre irás en bicicleta, no irás en moto, nunca de bajada y nunca dejarás de cargar cosas, debes estar siempre preparada para tener la fortaleza y no dejar de pedalear y por el contrario, agregar más cosas a la fuerza que necesitarás para que nunca se agote la fortaleza que se requiere para salir adelante”.

Esta enseñanza marcó la vida de la joven empresaria; trazando el rumbo de lo que sería su futuro empresarial.

Una vez que tuvo las riendas de la empresa bajo su mando, Mariana lleva a Aquamatic a convertirse en una franquicia y aunque la idea original de convertir la compañía en un negocio franquiciable, fue de su padre, ella fue quien desarrolló toda la gestión estratégica y de negocios para que la marca pudiera comenzar el proceso.

“El expertis que habíamos desarrollado con la operación del negocio, fue lo que llevó a mi padre a vislumbrar la posibilidad de franquiciar y replicar el modelo que habíamos perfeccionado. La ventaja que tenemos es que no dejamos la operación y comenzamos a franquiciar, eso es lo que considero, es parte de nuestro éxito”, comentó Mariana.

El inicio no fue simple y desde el primer día iniciaron el proceso de aprendizaje para conocer la operación de una franquicia, medir sus fuerzas de respuesta tanto con el franquiciatario como con el cliente final y así poder preservar y continuar, el nivel de la marca. Esto le permitió a la compañía tomar la experiencia necesaria e iniciar el proceso de crecimiento de ventas de franquicias luego de abrir las dos primeras en el 2007.

Mariana comenzó a dirigir la empresa en 2010 y hoy, Aquamatic está considerada como una de las franquicias mexicanas más exitosas.

La empresa ha evolucionado y su core business, no termina en las tintorerías y franquicias. La empresa tiene una planta productora de detergentes, que le garantiza la proveeduría a su cadena de establecimientos de los insumos de limpieza bajo un mismo estándar. También están desarrollando sus propios sistemas informáticos en los que invierte 4 millones de pesos anuales, que ayudan en la administración y operación de todas sus unidades y de la gestión central.

La bicicleta apenas comienza a tomar subida, “nos encontramos al inicio de lo que queremos y hemos soñado para Aquamatic. Considero que este será, el momento del despegue para alcanzar nuevos mercados y nuevos horizontes”, señala una de las empresarias más jóvenes de México, Mariana Dávalos.

Fuente: Ismaél Jimenez / FORBES México/ 13 de Junio de 2017