La Franquicia ante nuevos tiempos.

La franquicia y tiempos que no darán tregua.

Antes de la pandemia, se establecía así la enorme red del sector franquicias en México: más de mil marcas en casi 80 giros comerciales y de servicios distintos y con ello, promedio de 90 mil puntos de venta en el territorio nacional, que, atendidos por 900 mil empleados, provocaban la mejor experiencia al consumidor final.

Estadística que sin duda se trastocó en su inmejorable paso, con la llegada del fatídico 2020. Aún no se cuenta con números oficiales para definir el daño a este modelo de negocio, de acuerdo con sus diferentes conceptos que le forman; algunos, minimizan y dicen que, si bien hubo cierres, la mayor parte de ellos fueron temporales. Pero uno de los más agudos analistas Juan Manuel Gallastegui, pionero de la industria, admitió que el impacto fue fuerte, desde alimentos, moda, hasta belleza.

Cimbró a más de uno, cuando se destacó de su charla con una plataforma informativa especializada en empresas, que el covid “bajo la cortina de dos mil franquicias” en México. Lo que el fundador de la consultoría Gallastegui Armella Franquicias, refería más bien, fue que dos mil sucursales de franquicias cerraron.

Dijo entonces que de las más de mil marcas que componen al sector, ninguna cerró por completo. ¿Usted que piensa? Yo, al, menos, se de varias que estuvieron a punto de decir adiós, otras obligadas, variaron formula o modelo original, y unas más, están en esa “calma chicha” como decían los cronistas deportivos de antaño.

Pero ¡qué bueno! que, de acuerdo con los especialistas apenas el 2% del total de unidades que operan como franquicias, le hablo de restaurantes, centros de esparcimiento, de belleza, etc., se vieron obligadas a “bajar la cortina”. Ello, si tomamos en cuenta que, a lo largo y ancho del país, la franquicia había logrado colocar como ya apuntamos al inicio, 90 mil puntos de venta. No obstante, la mayor repercusión está en las 16 mi fuentes de empleos que debieron suprimirse.

Dos temas torales para la franquicia en México: ¿Cómo se pondrá la pila? Es decir, ¿Cómo comercializará frente a un inversionista que como usted que nos lee, tiene una justificada prudencia?

¿Cómo mostrará la capacidad de acción frente a todo intento de que “a rio revuelto ganancia de pescadores”, y se congestione el modelo con señuelos de humo, hechizos o “patitos” que ya sacuden la conciencia del inversionista?

Sabe, ¿cuál será la palabra clave en todo esto? la de COMUNICAR, eso urge a esta industria en México. Aquella que con una estadística consolidada y veraz, otorgue toda credibilidad al inversionista; aquella que aproxime al franquiciatario que creyó en una marca y hoy, se siente abandonado, aquella que advierta y ponga freno ya a seudos negocios que se disfrazan de franquicias y que pululan por las redes sociales, principalmente; aquella que resalte la experiencia de quienes construyeron el sector hace casi tres décadas; aquella que diga a las marcas que la mejor forma de vender está en el marketing de contenidos propios y reales, y no subidos de tono para ocupar los titulares de un medio de comunicación; y aquella, que haga voltear al nuevo emprendedor.

Martin Santaella, quien impuso en México la receta de las alitas con la primera franquicia nacional en el ramo, Wings Army, me dijo que hoy, hasta los propios directivos están obligados a la reinvención. Y este CEO, ya preparó nueva imagen, para tiempos que no darán tregua.

Mario Antonio Morales

incentivaempresasmx@gmail.com