Acercar al inversionista modelos de franquicias con el menor riesgo, coinciden expertos del sector en México.

La franquicia entre ángeles y diablitos.

Pionero del sector franquicias, Juan Manuel Gallástegui, muestra la mayor sensatez que hoy le urge a este modelo de negocio. El panorama que vive como es, sin minimizar daños ni desafíos y menos, echar “campanas al vuelo” como si la industria siguiera inmune a este “frentazo”.

El fundador de la consultoría Gallástegui Armella Franquicias, lejos de caer en una danza maquiavélica de estadísticas en pro de la industria para el 2021, admite que la franquicia tendrá que reinventarse, adaptarse rápido para resultar ganadora.

Hace par de advertencias para las marcas que componen este sector, -antes del covid se estimaban en más de mil-, “habrá más ajustes en el comportamiento del consumidor, aún no está dicho todo, se cuidará más y será más ahorrativo”.

¿Y entonces, dónde deberá concentrarse el trabajo de la franquicia? Gallástegui, responde: “en la plena higiene, el cliente solo visitará lugares seguros; en los precios, aun cuando implique sacrificar el margen de ganancia; y en la creatividad, sin dejar de voltear a ver a la competencia”.

Manuel Aquino, Ceo de las marcas Ángeles y Diablitos y Santo Jarocho, no olvida la mentoría otorgada por el despacho Gallástegui Armella, en su desarrollo como franquicias, cuando le preguntamos sobre ¿cómo deber ser la actitud ahora de frente al inversionista? Coincidió que, en todo momento, que, de cuidado pleno a su ahorro, descartando marcas “patitos” de “chispazos” u ocurrencias en medio de la crisis.

Sí inventiva, pero con el soporte de una labor profesional que identifique el emprendedor o inversionista interesado.” Tenemos que acercarle conceptos que ofrezcan el menor riesgo posible; el franquiciatario o inversionista, no debe quedarse con ninguna duda sobre la franquicia de su interés”.

Para una mayor fortaleza empresarial, Aquino, decidió formar el holding de Franquicias Creativas. A través de él, puede negociar con grupos inmobiliarios desarrolladores de zonas comerciales en el país, ubicaciones preferenciales o premium, lo mismo en la Riviera Maya, el Bajío, que en la Ciudad de México.

El empresario radicado en el caribe mexicano asegura que el entiende toda alianza, como el mayor beneficio que al final, debe caer en el inversionista que decida por sus conceptos: Ángeles y Diablitos y Santo Jarocho.

“Estamos en un episodio crucial para las franquicias y sus interesados: la franquicia, ante el reto de subsistir con ingenio, y el inversionista, buscando la mejor opción para que su dinero esté lo más protegido”.

Llegó entonces la hora de describirle la creatividad de este profesional en franquicias. Ángeles y Diablitos, se trata de un snack bar que no repara en combinaciones de sabores naturales. Hasta cinco modelos de negocios para no dejar ir al emprendedor Santo Jarocho, un sitio con comida mexicana 100% artesanal, con 70 años de historia en la capital del país.

Manuel Aquino y su corporativo Franquicias Creativas, optó por sacrificar una cuarta parte de su ingreso con la venta de sus modelos, y disminuir su cuota de franquicia, y aquí es cuando las oportunidades surgen en medio de la debacle.

Mario Antonio Morales

Estratega en comunicación

incentivaempresasmx@gmail.com