Sushi-tacos, negocio con sabor mexicano

Fecha: SEP 21st, 2008

Tema: Notifranquicias

Untitled Document

El sushi en forma de taco al estilo mexicano es un nuevo concepto de franquicia desarrollado por jóvenes emprendedores de la Universidad Anáhuac.

La originalidad del producto ha provocado que, a menos de un mes de ofrecer el beneficio de invertir en un negocio de alta rentabilidad y bajo riesgo, tengan en lista de espera a 300 posibles franquiciatarios.

Tashi-Taco nació hace cuatro años en carritos motorizados que al principio se estacionaban en las calles de la colonia Polanco.

Sin embargo, ante el asedio de inspectores, Arturo Grande, creador del concepto, y varios de sus compañeros emprendedores, optaron por instalar módulos semifijos en sitios cerrados, pero de gran concurrencia como universidades, clubes deportivos, centros de esparcimiento, establecimientos comerciales y en eventos privados donde son ampliamente solicitados.

El éxito del concepto –comer sushi en forma de taco sin necesidad de palillos y a precios módicos–, fue tal que decidieron desarrollar su franquicia que ahora, bien estructurada y con una amplia oferta de sabores, han empezado a comercializar.

Arturo Grande reconoce que en un principio enfrentaron muchos problemas, como conseguir financiamiento para compra de maquinaria y cumplir con los trámites y requisitos para registrar la franquicia. Sin embargo, señala que luego de casi dos años de “aterrizar” su concepto el esfuerzo ha valido la pena y están en condiciones de ofrecer un negocio de fácil supervisión y elevada potencialidad de éxito”.

El joven empresario, egresado de la licenciatura de mercadotecnia, explica que lo atractivo de este concepto es la presentación del sushi en forma de taco o rollo con 12 sabores propios, más los tradicionales, a un precio de entre 25 y 30 pesos, a diferencia de los 55 o 60 pesos que cuesta en establecimientos cerrados o restaurantes.

Los franquiciatarios tienen la libertad de elegir el sitio donde instalar su módulo semifijo que se les entrega en comodato y en donde reciben el producto debidamente sellado y congelado que se puede conservar hasta nueve meses sin que pierda su sabor ni su apariencia.

Para surtir a los franquiciatarios, Arturo Grande tiene una planta industrial de alta tecnología que a la fecha surte alrededor de 20 módulos semifijos, con una producción mensual de 50 mil rollos o tacos con sabores característicos –Tahiti, Ibiza, Varadero y Tierra de Fuego, entre otros– a base de cangrejo, salmón, aguacate y queso crema, a los que se agrega un gotero con salsa de soya.

A finales de agosto abrieron su franquicia al público y ya se han instalado 13 módulos que se suman a los siete que ya tenían.

La lista de solicitantes es de 300 y los requisitos son una inversión de entre 165 mil a 285 mil pesos dependiendo si la franquicia es individual o mixta; no se exige cuota mensual sobre ventas y el periodo de recuperación de la inversión se estima entre 12 y 18 meses.

Arturo apunta que una vez que la franquicia se consolide en el mercado nacional, encaminarán su estrategia de crecimiento a Estados Unidos, Europa y países de Sudamérica, para lo cual ya trabajan en la franquicia maestra.

“Estamos seguros que vamos a crecer porque es un concepto novedoso y excelente oportunidad para quienes desean invertir en un negocio sencillo, de fácil reubicación en otros sitios y de prácticamente nulos costos operativos”, dice con satisfacción el joven empresario.

Arturo Gómez, Negocios Milenio.