Franquicia, opción para un sector en crisis.

Fecha: MAY 29th, 2009

Tema: Notifranquicias

Documento sin título

La crisis económica, la Ley de Protección a la Salud de los no Fumadores en el Distrito Federal y más recientemente la caíd de las ventas por la epidemia provocada por el virus de la influenza A(H1N1), tienen sumergido al sector restaurantero en una grave crisis.

Sólo en la ciudad de México se han cerrado tres mil restaurantes, 30 mil personas han sido despedidas y se reportan dos mil millones de pesos en pérdidas.

Según al Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac), las ventas han caído entre 40 y 45 por ciento en lo que va del año en todo el país.

Ante esta cruda realidad, las franquicias, que garantizan gastos operativos mínimos, proveeduría confiable, con precios competitivos y la fortaleza de una marca, se vuelvan la opción más viable para sobrevivir en un sector que, aunque golpeado, será uno de los de mayor crecimiento durante este año.

Sazón Italiano

Spoleto es uno de los primeros restaurantes en México en desarrollar el fast casual, concepto que ofrece al comensal alimentos gourmet y frescos, así como un servicio personalizado, como en los restaurantes de cinco cubiertos, con las ventajas de la rapidez y los precios accesibles del fast food.

“Hay varias cosas que el comensal esta buscando. La primera es un buen precio, el segundo es servicio y el tercero, la rapidez y la calidad de los alimentos.” “Nosotros manejamos alimentos frescos y una de las medidas que tomamos para garantizar esto fue la compra de una fábrica de pastas, que nos surte cada dos días con productos recién hechos”, comentó Alberto Diez de Urdania, director general de Spoleto México.

En su menú, ofrece seis variedades de pastas, como el tradicional spaguetti, el fetuccine y el penne; cinco pastas rellenas, como el ravioli y el tortellino: lasagna, carpaccio, ensaladas, postres y bebidas: refrescos, cafés y hasta vino.

“El comensal está harto que la fast food sea sólo comida chatarra, grasosa y no saludable. Incluso, ya ni es rápida, pues hay franquicias en que el comensal tiene que esperar hasta 45 minutos para que le sirvan una hamburguesa.

“Además, por los precios que tenemos, nosotros estamos siendo de los beneficiados por la afluencia de la gente. Aquellas personas que tenían el poder adquisitivo para pagar un ticket promedio de 160 pesos, ahora buscan opciones de entre 72 y 80 pesos”, afirmó.

De la ventaja que tiene Spoleto sobre un negocio independiente Diez de Urdania señaló que además del Know how, la asesoría continua, la capacitación e innovaciones, la franquicia ofrece una red de proveedores confiable que permite negociar precios bajos.

La cuota de franquicia es de 25 mil dólares más IVA y la inversión oscila entre los 600 mil pesos, en caso de food court, que va de 35 a 50 metros cuadrados; y 2.5 millones para un restaurante completo, que va de 85 a 200 metros cuadrados.

La utilidad que manejan es de entre 17 y 22 por ciento, lo que permite recuperar la inversión en 24 0 36 meses. Cobran regalías de 5 por ciento más un fondo de publicidad de 3 por ciento y están certificados por la Secretaría de Economía, para que sus franquiciatarios reciban los beneficioa del Programa Nacional de Franquicias.

Mariscos Accesibles

El consumo per cápita de mariscos en México es muy bajo (aproximadamente 6 kilográmos) y en la mayoría de los hogares se limita a las festividades de la Cuaresma, temporada en la que, según la fe católica, las personas deben abstenerse de comer carnes rojas.

Existen múltiples factores que inhiben el consumo de estos alimentos, pero el principal radica que están fuera del alcance del grueso de la población mexicana.

Seafari es un restaurante convertido recientemente a franquicia, que busca vencer este mito y ofrecerle a la población mexicana mariscos cocinados el puro estilo del país y a precios accesibles, donde el ticket promedio es e 150 pesos.

“Nos caracteriza la calidad y frescura de nuestros alimentos, sazonados con ua gran variedad de salsas. Tenemos un servicio rápido y precios accesibles, que en estos tiempos es lo que más busca la gente”, explicó Vilma Bolio Cámara, promotora de franquicias Seafari.

Bolio Cámara señaló que para los inversionistas su concepto es muy atractivo, debido a su baja inversión su concepto es muy atractivo, debido a su baja inversión y su gran atractivo para le público final.

“Con la crisis, si la gente estaba interesada en comprar un restaurante de cinco millones de pesos, ahora está buscando conceptos igual de productivos, pero más económicos”.

Seafari maneja dos formatos de franquicia: el restaurante completo y la barra, enfocado para un centro comercial, y tendrá un menú más restringido.

La cuota de franquicia para la barra es de 150 mil pesos y se requiere de una inversión extra de 500 mil pesos para la adecuación de la unidad; la cuota para el restaurante son 200 mil pesos y la inversión para el local son 950 mil. Cobran 5 por ciento de regalías y una publicidad de 2 por ciento, y la inversión se recupera en 18 meses.

El Financiero.