PICCOLO MONDO

Fecha: MAR 22nd, 2007

Tema: Notifranquicias

Untitled Document

Piccolo Mondo y Piccolo Gym son dos conceptos 100% mexicanos que franquician desde el año 2000; la cuota de entrada es de aproximadamente 426 mil pesos para el primero y de 157 mil pesos para el segundo

Piccolo Mondo y Piccolo Gym son dos conceptos 100% mexicanos que vieron la luz en 1995 en el Centro Comercial Santa Fe. El primero es un centro de entretenimiento infantil, el segundo un centro de estimulación temprana. El modelo de negocio comenzó a franquiciarse en 2000.

Actualmente el corporativo posee las sucursales de Plaza Loreto, Santa Fe y Plaza Satélite, en la Ciudad de México y Estado de México. Tienen franquicias en el DF, Aguascalientes, Querétaro, Veracruz, Puebla, Metepec, Saltillo, Tulancingo, Pachuca, Cancún, Acapulco, Aragón, Puerto Vallarta, Torreón, Cuernavaca.

Este año abrirán en Coatzacoalcos, Toluca, Villahermosa, Lomas Verdes y Lindavista. Asimismo están en negociaciones para aperturar en Costa Rica, Guatemala y Estados Unidos: “Tenemos planeado entrar a América Latina, América del Norte y Europa para 2008”, explica en entrevista con ELUNIVERSAL.com.mx, Raúl Jiménez, director de franquicias de la marca.

La cuota de entrada para Piccolo Mondo es de 38 mil dólares (426 mil 360 pesos) y de 14 mil dólares (157 mil 080 pesos) para Piccolo Gym. Contempla derecho de aprovechamiento y uso de marca; manuales operativos y administrativos en comodato; asistencia y asesoría en la selección del local y hasta la apertura del mismo; seminarios de actualización semestrales y asesoría; y asistencia durante la vigencia de la marca.

Para Piccolo Gym se requieren locales de entre 150 a 200 metros cuadrados y el costo total por equipamiento y adaptación del local es de aproximadamente 500 dólares (5 mil 610 pesos) por metro cuadrado. En el caso de Piccolo Mondo, hay locales desde 300 (Tulancingo) hasta de mil 600 metros cuadrados (Cancún), pero el local standard es entre 600 y 700 metros cuadrados; el promedio de inversión es de 500 dólares por metro cuadrado. En ambos casos incluye la remodelación, adaptación y el equipamiento total del local.

El 50% del pago de la cuota de franquicia se hace a la firma de la carta de intención, la otra mitad al momento de la firma del contrato; el resto de la inversión se hace de un tercio cada tercio del proyecto. En cuanto a la ubicaciones de los locales Jiménez explica: “Para Piccolo Gym hay 260 puntos en el país previamente evaluados y para Piccolo Mondo hay 60; no es indispensable que el local esté en una plaza comercial, pero sí se recomienda. Piccolo Gym es para un target de clase media en adelante, mientras que Piccolo Gym es para cualquier nivel socioeconómico porque los precios se tropicalizan de acuerdo a la zona.”

Para abrir un Piccolo Gym se requiere de una población de por lo menos 3 mil bebés de 0 a 4 años en 5 kilómetros a la redonda. Para Piccolo Mondo, de 10 mil niños hasta los 11 años en 10 kilómetros a la redonda. El tiempo de apertura, para el primer modelo, es de 8 semanas a partir de la firma del contrato; en el segundo, de 12 semanas.

En cuanto al perfil del franquiciatario Jiménez comenta: “Tenemos tres premisas. La primera es la capacidad de inversión de acuerdo al modelo seleccionado; la segunda, es que uno o más de los dueños administre u opere el negocio; el tercero, y lo hacemos a través de una evaluación, buscamos que sean de una alta calidad moral porque estamos trabajando con niños.”

Tras el primer contacto se le hace llegar un cuestionario de evaluación de perfil, luego se envía la circular oferta de franquicia, después se firma la carta de intención, se elabora el modelo financiero y se firma el contrato.

El retorno de inversión es de entre 24 y 30 meses para Piccolo Mondo, mientras que en Piccolo Gym es de entre 18 y 24 meses. Las utilidades están estimadas entre 35% y 38% en el primer caso; en el segundo son de entre el 48% y 50%.

Se pagan regalías del 4% sobre ventas brutas o un mínimo de garantía de mil 500 dólares mensuales en Piccolo Mondo; en Piccolo Gym, la regalía es de 5 mil pesos mensuales. El contrato para ambas es de 5 años, luego se puede renovar por un costo de 5 mil dólares.

Un Piccolo Gym opera con el dueño o uno de ellos y dos empleados (un asistente de clase y una maestra); la plantilla irá creciendo con base en el aumento de la población de bebés. Para Piccolo Mondo se requiere a un dueño y a entre 12 y 18 empleados, dependiendo del tamaño del local.

En el caso de un Piccolo Mondo promedio (entre 600 y700 metros) el aforo mensual es de entre 4 mil y 4 mil 800 niños con entrada general y entre 50 y 80 fiestas infantiles. La capacidad instalada de un Piccolo Gym (200 metros) es de 240 bebés. Los costos se tropicalizan con base en la capacidad de pago de la zona.

*La cotización se hizo con base en el tipo de cambio del 21 marzo de 2007: 11.22 pesos por dólar