Casas de empeño, negocio en expansión.

Fecha: JUL 19th, 2007

Tema: Notifranquicias

El negocio del empeño ha ido al alza en los últimos años, y prueba de ello es que una empresa como Prendamex pasó de siete unidades en 1997 a 475 una década después.

Según el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), en 2004 existían mil 589 casas de empeño. Para este año la cifra se calcula en 3 mil, explicó Roberto Alor, director de Prendamex.

El directivo afirmó que el crecimiento del sector se debe a que 11 millones de familias mexicanas no tienen acceso a los bancos, por lo que hay un mercado propicio para las prendas.

“Los bancos no muestran interés en los sectores de bajos ingresos y eso lo aprovechan las casas de empeño y las cajas de ahorro popular”, dijo.

Explicó que Prendamex logró profesionalizar el sector, pues el servicio de préstamos en México existe desde hace siglos, pero la gente que los ofrecía no tenía la preparación financiera para hacerlo o lucraban con el dinero de terceros.

“Antes sólo competían las casas tradicionales, tal es el caso de los montepíos y los agiotistas de barrio. Pero con el nacimiento de Prendamex y otras empresas se rompió este esquema y ahora las personas tienen una mayor oferta de servicios”, argumentó.

Indicó que si bien Prendamex es una compañía con un afán de ganancia, lo cierto es que logró posicionarse en un nicho de mercado desatendido tradicionalmente por los bancos.

“Nuestros costos de operación son muy altos, respecto de una institución bancaria, y por ello los grandes intermediarios jamás pensarían en entrar a este negocio”, aseveró.

Explicó que, lejos de lo que se piensa, la mayoría de la gente que recurre a una casa de empeño recupera su prenda, pues el negocio de éstas es tener una ganancia por el dinero que dan a clientes y no por la prenda en sí: “De los artículos que llegan a alguna sucursal de Prendamex, 90% es recuperado por los clientes”.

Afirmó que el negocio prendario tiene un trasfondo social, pues cuando la gente recurre a una casa de empeño lo hace para cubrir los faltantes de gasto, las emergencias médicas o colegiaturas, principalmente.

Expuso que las casas de empeño tienen una tasa de interés más alta que los bancos, pero si se compara con instituciones de otros países, las mexicanas salen bien libradas.

Por ejemplo, expuso que en México la tasa de interés mensual que se aplica es de 10% en promedio, mientras en Estados Unidos el rédito es de 20%.

Con 3 mil 500 millones de pesos prestados en 2006, la compañía espera incrementar en 57 unidades este año. Sin embargo, para mayo la cifra de aperturas se ubicó en 36, es decir casi dos nuevas sucursales por semana. Según Alor, de mantenerse la actual tendencia, la meta podría rebasarse.

Con 11 años en el mercado, la empresa refuerza su estrategia de expansión, pues este año entrarán al mercado estadounidense, principalmente en la zona fronteriza con el país del norte.

“Estamos por abrir nuestra primer franquicia en San Antonio, Texas, y esperamos abrir más sucursales en ese estado”, dijo.

Indicó que la intención de ir a Estados Unidos es atender el mercado hispano. En el vecino país del norte hay una gran tradición de casas de empeño. “Actualmente se contabilizan 13 mil negocios de este tipo, los cuales atienden a gente sin acceso a la banca, entre ellos los migrantes”.

Prendamex tiene presencia en Guatemala, con cinco franquicias, denominadas Súper de Préstamos.

“Ese nombre también lo tenemos presente en México. Decidimos introducirlo aquí, como parte de una estrategia de diversificación”, expuso.

Comentó que el reto para Prendamex es llegar zonas rurales donde todavía no hay la presencia de casas de empeño y así mantener su estrategia de expansión.

Señaló que este mercado tenderá a madurar en los próximos años, pero por el momento aún tiene espacio hacia donde moverse.

Respecto de la competencia, comentó que las cajas de ahorro, uniones de crédito popular y los intermediarios como los de Wal-Mart, Coppel, Farmacias del Ahorro, Crédito Personal, entre otros, vienen a ganarle espacios a las casas de empeño, pero confían en mantener su posición de mercado.

Cabe recordar que las casas de empeño no las regula ni supervisa la autoridad financiera, sino la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Fuente Francisco Rosas / El Universal