Las Franquicias se resisten al ‘no hay dinero’

Fecha: JAN 8th, 2009

Tema: Notifranquicias

Documento sin título

El cartel de no hay dinero, que colocan las entidades financieras ante la solicitud de un crédito, ha obligado a las franquicias a imaginar fórmulas para que la financiación no sea un problema a la hora de abrir un nuevo establecimiento.

Así lo ha hecho Pressto. La enseña de tintorerías, con 255 puntos de venta en España y 265 en el mundo, deja el dinero a los franquiciados, que ya cuenten con uno o varios establecimientos de la firma, para abrir más tiendas.

“Hemos visto que este año cerca del 25% de las nuevas operaciones se ha caído por falta de financiación y otras se han retrasado. Por eso, para los franquiciados que quieran ampliar su negocio, hemos creado programas de financiación. No es un programa generalizado, es una respuesta a la coyuntura”, apunta Carlos Vidal, consejero delegado de Pressto.

En 2008, la firma de tintorerías registró doce nuevas aperturas en España y 33 en todo el mundo, mientras que en ese mismo periodo echaron el cierre quince establecimientos españoles.

Condiciones
Pressto financia (desde finales de noviembre), aunque con ciertas condiciones: siempre a antiguos franquiciados, a un tipo de interés del mercado, para devolver en un tiempo de hasta seis años y sólo para aperturas en España. Además, la enseña abre esta posibilidad durante seis meses, aunque luego pueda prologarse.

Poner en marcha un establecimiento de esta firma cuesta entre 80.000 y 120.000 euros; el 75% de esta inversión se debe al precio de la maquinaria.


Esta alternativa que, tal y como Vidal señala, “tienen el objetivo de desbloquear la situación actual y seguir pensando que es un momento de oportunidades”, no deja de tener sus riesgos.

Santiago Barbadillo, director general de la consultoría de franquicias Barbadillo & Asociados, señala los aspectos más débiles de esta salida a la crisis: “El franquiciador no sabe organizar modelos de financiación y corre varios peligros, entre ellos, que no le devuelvan el préstamos concedido.

Por otro lado, puede caer en hacer agravios comparativos entre los franquiciados al financiar a unos sí y a otros no. Esta situación se puede volver como un boomerang contra el franquiciador”.

Xavier Vallhonrat, presidente de la Asociación Española de Franquiciadores, recuerda que la fórmula de apoyar financieramente las nuevas aperturas a los ya franquiciados se utilizó en la crisis de los noventa. “Lo realizaron con éxito firmas del sector de la restauración.

Creo que es un detalle inteligente por parte de las enseñas, pues así se logra no retrasar la apertura de establecimientos. Con todo, esta medida sólo la podrán aplicar los franquiciadores que tengan capacidad financiera”. Una situación que, como los expertos del sector reconocen, no es las más generalizada.

Intermediarios
Pero, si este modelo de prestar el propio dinero de la firma franquiciadora sigue siendo algo poco común, lo que sí se ha convertido en habitual es que las enseñas actúen como intermediarias entre entidades financieras y clientes.


Esta fórmula de ayudar en el trámite del préstamo “es una herramienta que siempre ha existido; lo novedoso es que, con la crisis, haya franquiciadoras que descubran ahora esta posibilidad”, apunta Barbadillo.

Eduardo Tormo, presidente de Tormo & Asociados, señala que “en los tiempos actuales, en los que no se financia nada, en los casos en los que el franquiciado no tenga el 70% de la inversión necesaria como recursos propios, recomiendo que no se vaya adelante con la operación de la apertura de la nueva tienda.

Hace sólo un año, bastaba con tener el 30% de capital pero, entonces, había más flujo de caja”. Además, Tormo apunta a una tendencia en el sector de rebajar las exigencias de derechos de entrada. “Ahora son menos las necesidades de inversión inicial y en la parte financiera, se flexibilizan los pagos de los stocks”.

Cuatro ejercicios para acomodarse a las nuevas condiciones de financiación
Con 90 días de prueba
La firma de comercialización de productos y servicios de teléfono fijo y móvil, Internet-ADSL, televisión, energía, gas, servicios financieros y de fidelización, Key21 Multiutility Network deja que sus nuevos franquiciados prueben durante 90 días la rentabilidad del negocio.

Si, transcurrido este tiempo, el franquiciado no estuviera satisfecho con los beneficios obtenidos, la enseña le devolvería el 100% de la inversión inicial. Esta cantidad también ha sido reducida hasta 15.000 euros.

Lo mismo por menos
El Barril del Tapeo, enseña especializada en tapas, ha reducido la inversión inicial que requiere abrir una de sus franquicias, de 150.000 euros hasta 80.000 euros, incluido el canon de entrada y el coste de readaptación y acondicionamiento del local.

Eduardo Tormo, presidente de Tormo & Asociados, apunta que, con la actual crisis, las enseñas están reduciendo sus exigencias para abrir sus franquicias, “desde el requerimiento de una menor inversión inicial, hasta la posibilidad aplazar los pagos”.

Tiendas más pequeñas
Los metros cuadrados exigidos para abrir una enseña también se han visto reducidos. Mail Boxes Etc., red de franquicias de servicios de transporte, comunicación y de apoyo a empresas y particulares, ha creado un nuevo modelo de centro de servicios basado en un formato de tienda a partir de 50 metros cuadrados, denominada MBE Avanza, con una inversión de 29.000 euros, frente al modelo tradicional de 70 m2 y un desembolso inicial de entre 70.000 y 100.000 euros.

Acuerdos con bancos
Los gimnasio femeninos Curves, (franquic