Negocio enchilado

Fecha: JAN 14th, 2008

Tema: Notifranquicias

Untitled Document

Negocio enchilado

Eduardo Carmona imaginó su negocio de tamarindos enchilados como un proyecto de emprendedor hace once años, cuando cursaba la carrera de Administración de Empresas en la Universidad Iberoamericana, allá en la región de la Laguna, en Torreón, y hoy ha crecido tanto que Chilitos and Drinks es una de las franquicias con mayor crecimiento en México, tanto que está por lanzar su línea de productos propios como gorras, camisetas, y otro tipo de souvenirs.

En entrevista vía telefónica con ELUNIVERSAL.com.mx, el joven empresario de 34 años, a la cabeza de Grupo Educa (por sus iniciales) comparte la historia de cómo inició su negocio: Narra que desde que era niño compraba dulces para venderlos al grupo de boy scouts de su localidad y le iba muy bien, así que es comerciante desde siempre. "Empecé jugando, en la cocina de mi casa con una persona que ayudaba en el servicio; fui a comprar cajas de tamarindo que pelábamos entre los dos así empezamos a hacer las pulpas. Yo me llevaba las recetas con mis compeñeros y en una libreta apuntaba sus comentarios,que si ponle más azúcar o más chile, y así, luego de dos o tres semanas obtuve la fórmula que es la que seguimos manejando hasta la fecha", rememora Eduardo. Para iniciar compró un lote de unos vasos que utilizaba Aeroméxico para la mantequilla, "empezamos a empacar la pulpa en los vasitos.

Una vez que estuvo todo listo para iniciar la venta le puso nombre-marca a su producto con su loigoitipo, que siempre fue en color. "Como a mi me decían Lalín ese fue nombre que se le quedó a la marca", la mascota es una vaina de tamarindo con un sombrero charro. Todo lo que aprendía en la escuela lo aplicaba directamente a su negocio, fue así como empezó a crear objetivos: el primero fue utilizar la merma del producto original -que era el jugo que suelta el tamarindo- para hacer un subproducto.

Así crearon el vainarindo, que son las vainas del tamarindo sumergidas en ese jugo; este producto se sigue manejando a la fecha. Pero no todo fue fácil, pues una vez que se le terminó el lote de vasos -que había comprado a precio de remate- se percartó de que su costo era muy alto, por lo cual optó por cambiar el empaque. Empacó el producto en bolsitas de plástico con cinco bocados en forma de bolita, y lo llamó Picabolín, que es el producto líder de la compañía hasta el momento; luego hicieron una bola más grande que es el pelotón. Así, ya tenían tres productos: Picabolín, pelotón y bailarindo, y Lalín --que desapareció por la tragedia de los vasitos-- se convirtió en la marca.

Fue en este punto cuando vieron la posibilidad de hacer fruta deshidratada y así nacieron los mangos, los chabacanos y las piñas y luego metieron las manzanas, que preparan con los chiles que fabrican en Lalín. Eduardo explica que, lamentablemente las frutas son importadas, pues los proveedores nacionales no les garantizababn la calidad del producto. De hecho compran las frutas en Tailandia y Nueva Zelanda, con el mismo proveedor que su competencia.

El Universal Seccion Pymes/ 14 de Enero de 2008.