Franquicias e incubadoras los mejores antídotos.

Fecha: DEC 2nd, 2008

Tema: Notifranquicias

Documento sin título

Se trata de autoempleo y empleo que cumplen con todas las características de una plaza calificada y formal, es decir, son profesionistas, especializados en su ramo y con una experiencia promedio de cuatro años en su área de operación, explica Ricardo Castañeda, coordinador de incubadoras de empresas de la Red Nacional de Incubadoras de Empresas.

De acuerdo con el Sistema Nacional de Incubadoras de Empresas, de la Secretaría de Economía (SE), al menos 45 por ciento de los empleos que se crean a través de las incubadoras y aceleradoras de empresas son calificados, principalmente mediante las empresas de mediana y alta tecnología.

Por ejemplo, 95 por ciento de los empleos que se generan a través de las incubadoras de negocios del Instituto Politécnico Nacional son calificados, con grado de licenciatura, maestría y, en algunos casos, doctorado; mientras que el 5 por ciento restante son empresarios de nivel educativo inferior.

Por ello, el Gobiero federal le está apostando al empleo de calidad con el crecimiento de su red de incubadoras y aceleradoras de empresas.

Hoy, México tiene una red de 400 incubadoras de empresas y en proceso de constituirse están 50 más, además de una red de ocho aceleradoras.

Con un proyecto con perspectiva hacia 2012, el Gobierno planea contar con 550 incubadoras, las cuales generarán 15 mil empresas al año con cuatro empleos calificados en promedio.

Funcionarios y consultores Pyme aseguraron que esta es la clave para generar empresas y empleos que contribuyen al Producto Interno Bruto (PIB), y con ello cambiar la estructura productiva del País, donde 97 por ciento de las firmas son microempresas de subsistencia.

Entre las características de la estructura productiva del País destacan: baja calidad de productos y servicios, escasa capacitación, baja recaudación fiscal, bajos salarios y prestaciones, bajo margen de utilidad, diseño obsoleto y se vende a precios "baratos", señala un estudio del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) y el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM).

"Las Mipymes está ubicadas en áreas de negocios tradicionales, poco innovadores y de baja tecnología", apunta Alejandro González Hernández, director ejecutivo de Financiamiento y Aceleradoras del Sistema Tecnológico de Monterrey.

Modelo probado

El modelo de las incubadoras y aceleradoras de empresas es la clave para que los negocios sobrevivan y aporten valor agregado. Así funciona en Estados Unidos, donde cuentan con la red de incubadoras más grande del mundo, con 4.6 incubadoras por cada millón de habitantes y una tasa de sobrevivencia de empresas de casi 90 por ciento.

Es un modelo de éxito probado, que consta de cuatro procesos básicos para convertir una idea en un negocio con 80 por ciento de probabilidades de sobrevivir después del segundo año de operación, y 90 por ciento de éxito bajo el formato de franquicias.

Todo dependerá del producto o servicio que se pretenda poner u ofrecer al mercado, pero los cuatro pasos son los siguientes: El plan de negocios, la asesoría en mercadotecnia, la ayuda con un crédito público o privado y el enfoque del negocio hacia el comercio exterior.

Mientras que un emprendedor que abre su negocio de manera independiente, sólo tiene 20 por ciento de probabilidades de sobrevivir.

Con el modelo de las incubadoras y de las franquicias, el Gobierno le apuesta a crear nuevos empresarios, a generar empleos calificados y empresas exitosas.

El subsecretario para la Pequeña y Mediana Empresa de la Secretaría de Economía, Heriberto Félix Guerra, asegura que el modelo de las incubadoras y el de las franquicias es el mejor antídoto para acabar con la mortandad de las empresas, así como también, para aportar valor a la economía.

"Tenemos un par de antídotos (las incubadoras y las franquicias), y también tenemos un nuevo instrumento apoyado por las universidades públicas y privadas en todo el País, México Emprende, que dará asesoría y capacitación a las Pymes que ya están establecidas, así como promoverá el espíritu emprendedor", señala el funcionario.

Y este proyecto forma parte de una política global de Pymes, que busca unificar todos los programas de apoyo a las Pymes, empezando por el financiamiento, que ahora será acompañado por la consultoría y asesoría.

El Programa Emprende tiene como objetivo promover e impulsar en los mexicanos la cultura y el desarrollo empresarial que resulten en la creación de más y mejores micro y pequeños negocios a través de la Red Nacional de Incubadoras de Empresas.

El programa comprende la Campaña Nacional de Emprendedores, el Programa Emprendedor en todas las instituciones de educación media y superior, la creación de empresas de mayor valor agregado y con una mayor tasa de sobrevivencia y la creación y consolidación de Incubadoras de Empresas.

En todo el País, esto se traduce en fomento de la cultura emprendedora, campañas de sensibilización para fomentar el espíritu emprendedor, atención personalizada a cada uno de los emprendedores que acuden a las incubadoras, además de la presencia de estos esquemas en cada una de las entidades federativas.

Así como servicios especializados para la creación de empresas tradicionales, de tecnología intermedia y alta tecnología.

Hoy, la Red Nacional de Incubadoras de Empresas crea aproximadamente mil empleos al año. Desde 2004 a la fecha han logrado mil 380 nuevas empresas y 4 mil 140 empleos.

Cosette Oropeza, directora del Instituto Pyme, destaca la necesidad de destinar mayores recursos a las incubadoras de mediana y alta tecnología, porque es a través de estas unidades donde se generan los empleos de mayor calidad en el País.

"(Los empleos) Mínimo tienen licenciatura y maestría, sobre todo por la especialización y el enfoque de las empresas que se crean", apunta la consultora.