Una franquicia con sabor a waffle

Fecha: DEC 14th, 2007

Tema: Notifranquicias

Untitled Document

Una franquicia con sabor a waffle

La Wafflería es un concepto de restaurante especializado en waffles y crepas presentados en forma "gourmet", con un menú que por sus características, variedad y sabor ha conquistado el paladar no sólo de los comensales capitalinos sino de clientes en Centroamérica y Sudamérica.

El éxito del restaurante de acuerdo con Claudia Ríos -gerente administrativa- responde a que se trata de un concepto original que le da la oportunidad a los clientes de crear su propia waffle o su propia crepa, y como franquicia ha resultado "un negocio muy redituable y muy satisfactorio". El año pasado la Asociación Mexicana de Franquicias (AMF) distinguió a este restaurante como la franquicia más destaca en el sector de alimentos y bebidas. Claudia Ríos destacó los aspectos de este negocio que desde 2003 se inició en el modelo de franquicias. "El primer establecimiento se dio en la Ciudad de Cuernavaca y de ahí el éxito de La Wafflería se expandió a otras partes de la República.

Actualmente contamos con nueve franquicias en México, una en Centroamérica, y otra en Sudamérica". En este sentido explicó que para ser parte de este negocio, las personas emprendedoras deben contar con una inversión inicial de US$25,000 para franquiciar en el interior del país, pero si se trata de un negocio en el extranjero, el costo incrementa dependiendo de dónde se vaya a ubicar el establecimiento. La cuota inicial incluye el derecho de uso de marca, el know how, licencias, manuales de operación, apertura de identidad y manuales de capacitación. La cadena ofrece a sus inversionistas un manual de identidad operativa, así como el manual de apertura, recetario y manual de operaciones. "Nosotros le entregamos al inversionista el proyecto arquitectónico ejecutivo, el cual puede ser realizado por el arquitecto que recomienda La Wafflería o si lo prefiere, el franquiciatario puede buscar otra opción para el desarrollo", destaca la ejecutiva de la empresa. Además de la cuota inicial, el inversionista debe tomar en cuenta costo por remodelación y adecuación del local ($640,000), equipamiento y mobiliario (468 mil pesos), inventario inicial ($25,000), capital de trabajo ($180,000) y gastos preoperativos ($343,000). En este sentido, la gerente administrativa de La Wafflería destaca que el inversionista debe cumplir con el perfil del franquiciatiario, en el que además de identificarse con el negocio debe ser residente de la zona donde se encuentre el establecimiento para operar la franquicia.

Junto con la inversión inicial y cumplir con el perfil, el franquiciatario debe contar con un local con un mínimo de 140 m2, para la instalación de su wafflería, aunque debe tomar en cuenta que existe exclusividad territorial de un año. Una vez firmado el contrato y tras haber cubierto el monto de la inversión inicial, el franquiciatario habrá concretado después de un lapso de tres meses la apertura del establecimiento.

ENTREPRENEUR/ 14 de Diciembre de 2007