Haz del futbol tu mejor negocio.

Fecha: DEC 6th, 2007

Tema: Notifranquicias

Untitled Document

Franquicias, cursos de verano o canchas. México es tierra fértil para los emprendedores que buscan en el balompié una empresa rentable.

Pocos negocios en México son tan rentables como el futbol. El universo que nos ofrece el soccer para invertir es más grande de lo que nos imaginamos si tomamos en cuenta las decenas de ramificaciones que tiene el mercado.

La buena noticia para quienes quieran involucrarse en este deporte es que no requieren ser una gran corporación para lograrlo. De hecho, los nichos interesantes son para quienes enfocan su inversión en el mundo amateur, más que en el profesional.

En general, el mercado de quienes gustan del futbol se divide entre los que lo practican en alguna sucursal o franquicia de equipo profesional, y tienen el sueño de volverse profesionales; y quienes lo hacen en su escuela, colegio o club deportivo por el simple hecho de disfrutarlo. Pero también está la opción de ser un empresario independiente, con canchas y organización de torneos. Aquí presentamos las tres opciones.

Escuelas para los que sueñan

Estas sucursales o franquicias, por lo regular, ofrecen en su modelo el servicio de entrenamiento tradicional, un par de horas los cinco días de la semana. El secreto está en que manejan la imagen de equipos de Primera División nacional o del extranjero, o de un jugador exitoso para el desarrollo de su marketing.

"Se vende la ilusión (válida, por supuesto) de integrar un equipo de primera y ser famoso. Te cobran una inscripción y mensualidad que incluyen la participación de los niños en alguna liga infantil los sábados o domingos", explica José Luis García, director general de Forma Soccer, una escuela que se dedica a impartir cursos de futbol a nivel infantil.

García explica que, en ocasiones, sólo el 50% de los niños repite año con año en estas escuelas, ya que los más aptos son los que se quedan y únicamente el 5% de este universo puede que tenga posibilidades reales de debutar en un equipo de Primera División.

Y es que la inversión por el sueño de tener en la playera el escudo del equipo favorito es grande. El club América, por ejemplo, vende franquicias desde $30,000 hasta $100,000, dependiendo de la zona en que se ubique.

Como las Águilas, los 18 equipos profesionales de México ofrecen franquicias que dan derecho a capacitación del personal y manejo del negocio, pero lo más importante es que permiten usar su nombre y escudo, algo que se vuelve un imán para los niños.

En nuestro país existen unas 5,000 escuelas franquiciadas que aprovechan el marketing de sus respectivos equipos. Estas escuelas cobran entre $125 y $800 mensuales a sus alumnos, además de una cuota de inscripción. A esto habría que agregarle cubrir el costo del uniforme original.

Tan bueno es el negocio de las escuelas franquiciadas, que varios equipos internacionales ya se han instalado en el país, la mayoría con muy buenos resultados. Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid y el Inter de Milán ya cuentan con franquicias en México, que cobran a sus alumnos de $600 a $1,200 por mes.

Y no son los únicos. Quien esté interesado en traer una franquicia del Sao Paulo a territorio nacional, deberá desembolsar aproximadamente $1.65 millones en un plazo de tres años. Pueden pagar el 50% cuando se firme el contrato y el resto en diez plazos. No sin que antes se cubran los requisitos que exige el club brasileño, como contar con infraestructura deportiva para 200 niños, contratar un coordinador asignado por la institución y cubrir los costos que cause la visita a México de un profesional del club, entre otros gastos extras.

Escuelas para los que disfrutan

En el otro lado de la cancha están los niños que participan en escuelas, colegios o clubes deportivos particulares, y que generalmente continúan con el gusto y la práctica del futbol durante sus estudios por muchos años.

José Luis García apunta que un 70% de ellos juega desde la primaria hasta la universidad, "pero el objetivo aquí no es formar jugadores profesionales, sino utilizar el deporte como herramienta integral, clave en la formación de niños y jóvenes".

Estos niños que no tienen actividad en el verano, forman un interesante segmento de mercado en ocasiones descuidado y base del éxito de Forma Soccer y su modelo de negocio.

"Ellos esperan con ansias un verano diferente, que incluya no sólo el entrenamiento especializado y la competencia que ofrecemos, sino un programa integral que considera entrenamientos, torneos, paseos a distintos puntos de la ciudad y uniformes, así como clausura con patrocin