Emprendedor a la italiana.

Fecha: AUG 17th, 2009

Tema: Notifranquicias

Documento sin título

Una empresa exitosa es el reflejo del esfuerzo diario. La perseverancia es la cualidad que todo empresario posee, señala Aarón Ibarra, emprendedor que en los últimos 3 años ha desarrollado un nuevo concepto denominado Burriolis.

Su juventud no ha representado un obstáculo para entender el mundo de los negocios.
A sus 23 años, explica que el crecimiento de su producto es el resultado de la dedicación y el trabajo.

"Las personas emprendedoras ya nacen con las ideas, alcanzar sus metas, salir adelante uno solo", menciona.

La vida que lleva Ibarra no es la común en jóvenes de su edad. Por las mañanas, cubre una jornada laboral como empleado, y por las tardes administra su negocio. Las fiestas, el cine y la diversión han pasado a segundo plano.
"Lo más difícil es sacrificar mis tiempos libres para atender mi negocio. No puedes llevar un ritmo normal como toda la gente", reconoce.

Asegura que el éxito inicia a partir de la identificación de una necesidad en el mercado para su posterior satisfacción.

Para Aarón Ibarra, Burriolis es el secreto italiano que conquistó el paladar de Culiacán y Mazatlán. Es la nueva manera de comer pizza en forma de burrito.
Su singular sabor proviene de los ingredientes de la cocina tradicional italiana. El aperitivo se ofrece en tres distintas versiones: jamón con champiñón, cochinita y peperonni.

Burro con sabor italiano


La plazuela Álvaro Obregón fue el primer punto de venta del entonces llamado "burrinis". En casa se elaboraban alrededor de 700 piezas semanales. Ahora, prácticamente triplicó su producción con 2 mil.

La ausencia de capital para establecer físicamente el negocio originó un constante ambulantaje durante 3 años por diversos puntos de la ciudad, que contribuyó a la promoción del "snack".
Para diferenciar a su producto, Ibarra registró la imagen y cambió el nombre.

Comenta que la originalidad se convierte en la fortaleza principal de un bien que permite enfrentar a la competencia y a la dinámica del mercado.
"Impulsarlos a innovar, buscar nuevas necesidades en la gente, adaptarse al ritmo de vida que tiene la gente ahorita y no tratar de imitar lo que ya hay", recomienda.

En menos de un año, las ventas repuntaron por la demanda en escuelas, eventos sociales y cadenas comerciales.
El emprendedor produce el refrigerio en una panadería rentada que pone a disposición de una comercializadora para su distribución en las tiendas OXXO.
Según él, empezar desde cero requiere un doble esfuerzo para satisfacer las demandas y permanecer en la preferencia del mercado local.


El emprendedor indica que el entorno empresarial en Sinaloa no es nada fácil.
La difícil situación económica y las altas tarifas de los impuestos inhiben el crecimiento de las empresas ante la falta de capital para reinversión, detalla.


Aunque existen programas gubernamentales de apoyo a los pequeños negocios, es primordial conservar la paciencia pues son trámites lentos, enfatiza.
Por ello, un proyecto empresarial es una clave para definir los próximos pasos de la empresa.


Añade que la presentación de su producto en Expo-agro y Expo-abasto ha sido un medio de publicidad, además de establecer un vínculo comercial con su comercializadora y sus proveedores.
Ibarra trabaja para hacer de Burriolis una franquicia.

"Lo más difícil es sacrificar mis tiempos libres para atender mi negocio. No puedes llevar un ritmo normal como toda la gente".
Aarón Ibarra
Emprendedor

Editorial Noroeste.