Cine a la carta desde un cajero

Fecha: APR 25th, 2007

Tema: Notifranquicias

Untitled Document

Cinematiko es una empresa que se dedica a la renta de películas a través de videocajeros automáticos que inició operaciones en junio de 2006 desde Guadalajara:
"Conocimos este concepto en Buenos Aires, a través de un socio que está en Chile y la empresa es la conjunción de capital chileno-mexicano. De ahí desarrollamos todo, conseguimos quién nos fabricara el producto en España, pues este concepto es el que se utiliza en toda Europa para rentar películas", explica en entrevista con ELUNIVERSAL.com.mx, José Luis Topete, director general.

La forma en que funciona es con base en máquinas que miden menos de un metro cuadrado, se encuentran dvd´s o videojuegos. Para usarlas, la gente hace un contrato sin costo, al hacerlo se les entrega una tarjeta con un código de barras. Hecho eso se pasa a la máquina, la cual tiene un monitor touch-screen con selector, se inserta la tarjeta y se ingresa el password (hay dos passwords, pues también se rentan películas para adultos). La máquina le pregunta qué quiere hacer, si rentar películas o depositar dinero (pues funciona con base en pre-pago).

Por ejemplo, si deposita 100 pesos en el billetero que contiene la máquina, ésta reconoce que cuenta con un saldo por esa cantidad a su favor. De esta forma puede rentar: le van a aparecer botones con los géneros disponibles, hecha la selección aparecen las carátulas de las películas disponibles. Si quiere ver de qué trata una película, existe la opción de ver el trailer y una sinopsis. Hecha la elección, la máquina le entrega la película en menos de 10 segundos. Para regresarla, ésta tiene un código de barras al centro, el cual se pone ante el lector de código de barra, se abre un compartimiento y ahí se deposita.

En comparación con un videoclub tradicional, donde se cobra una cantidad fija por renta, estas máquinas cobran por segmentos de tiempo. Es decir, 10 pesos por las primeras cuatro horas y las horas restantes se cobran a peso. También se pueden apartar películas por medio de Internet y así garantizar que nadie más se la va a llevar antes de llegar al videocajero.

El corporativo emplea directamente a ocho personas, mientras que por franquicia sólo se requiere de un empleado, aunque las máquinas operan las 24 horas del día.

Actualmente tiene ocho videocajeros instalados en Guadalajara (son propios), Monterrey, Chihuahua, Tuxtla Gutiérrez, San Luis Potosí, Hermosillo y Querétaro, Guaymas, Tijuana, Mexicali, Mérida y Cancún y la misma cantidad está en proceso de instalación en esas ciudades.

El franquiciado puede conectarse desde su casa u oficina para ver cómo se encuentra la operación de su negocio: "Puedes ver cuánto dinero tiene el billetero, qué películas están rentadas, quién tiene las películas, todo se puede ver vía remota".

La cuota de entrada es de 10 mil dólares (111 mil 100 pesos) y le da derecho a un territorio exclusivo, acuerdos con cadenas de supermercados y tiendas de conveniencia para instalar las máquinas, descuentos con distribuidoras de películas, uso de sinopsis y cortos, mantenimiento técnico todo el año, servicio de pulido de películas, asesoría en la búsqueda del local, asesoría en la decoración y asesoría en la compra de las películas.

El pago de la cuota de entrada se hace, de preferencia, en una sola emisión, aunque hay posibilidades de negociación.

El franquiciatario además debe contemplar los gastos en renta del local, el cual debe ser de al menos dos metros cuadrados (espacio suficiente para un videocajero), sin importar el nivel socioeconómico de la zona: "Hay opciones desde 310 dvd´s hasta 3 mil 400 dvd´s, desde un selector y hasta 14 selectores. Los equipos son modulares por lo que se pueden comprar módulos de almacenaje para ir creciendo o bien de selectores para tener un mayor número de clientes".

De esta forma la inversión total inicial está calculada a partir de 31 mil dólares. Incluye videocajero, cuota de entrada y la primer compra de películas: "Recomendamos que compren entre 200 y 250 películas y mes con mes hay que ir comprando".

La exclusividad de territorio está pensada por cada 40 mil habitantes. En cuanto al perfil del franquiciatario, Topete explica que es muy abierto y que sólo es necesario que el interesado tenga conocimientos elementales de computación para llevar el control del negocio.

El contrato se hace por cinco años y es renovable sin costo. El retorno de inversión está estimado en 18 meses con utilidades, en promedio, de 20 mil pesos al mes. Se pagan regalías de 300 dólares mensuales (3 mil 333 pesos).

Se estima que tras el primer contacto, que se hace por correo electrónico o teléfono, en un lapso de 60 días ya se esté funcionando