¡Las mejores oportunidades de franquicias en México!






NotiFranquicias


Mayo 29, 2009

Encuesta sobre Franquicias.


Fórmulas para seguir creciendo.

Documento sin título

Desaceleración, crisis y, finalmente, recesión. En los últimos 12 meses se ha sucedido una tras otra, encendiendo todas las alarmas económicas y sumiendo al mundo empresarial en una profunda depresión de la que aún nadie sabe cuándo escapará.

Para el sistema de franquicia, 2008 representó probablemente el año más difícil de su reciente historia, y el actual ejercicio va camino de convertirse en una prueba de fuego para su estado de fórmula “resistente a las dificultades”.

Como ya hiciera el pasado año, Franquicias Hoy ha querido elaborar un análisis exhaustivo sobre cómo afronta el sistema de franquicia la actual coyuntura económica, mediante una macroencuesta entre las centrales que operan en España.

Así, un optimismo prudencial parece recorrer los despachos de las cadenas que han colaborado en la muestra, y es que a tenor de los resultados, el 37,3% de las centrales mantuvo sus resultados en el primer trimestre respecto al ejercicio anterior, mientras un 42,3% mejoró algo o mucho sus cifras.

Un esperanzador dato marcado especialmente por redes de reciente creación o en segmentos en progresión, como los servicios estéticos. Por su parte, el 15,3% señala que su cadena empeoró algo, e incluso el 5,1% opina que mucho. En cualquier caso, las previsiones de resultados para final de año mantienen el tono optimista general, y mientras el 28,1% cree que las cifras se mantendrán iguales o muy similares a las cosechadas hasta ahora, el 45,6% manifiesta que mejorarán algo o mucho respecto a 2008.

Asimismo, el 24,6% de franquiciadores que piensa que su situación empeorará también eleva el tono negativo si se tiene en cuenta que sólo el 15,3% señaló un empeoramiento de sus cifras durante el primer trimestre. También curiosa resulta la prudencia en las respuestas de las redes que más facturan, frente a la estadística general: sólo un 3,7% vaticina que su empresa mejorará mucho hasta final de año, por un 14% del estudio global, o los 23,5% que augura el resto de redes consultadas.

El drástico frenazo en el número de aperturas experimentado por las cadenas de franquicia durante 2008 ha tenido un reflejo directo en los planes de las cadenas para este ejercicio, que han optado por ajustar su desarrollo a un entorno más realista. No es extraño, por tanto, que un 70% de los encuestados afirme haber confirmado sus previsiones de apertura en los primeros tres meses de 2009.

El responsable de Expansión de Canada House, Lluis Banús, explica que “previendo que éste sería un año no demasiado bueno en cuanto a la financiación, las previsiones de expansión se hicieron sensiblemente a la baja, pero realistas. De ahí que hasta ahora se estén cumpliendo”.

El resto del sondeo se reparte equitativamente entre quienes aseguran haber abierto por encima y por debajo de sus previsiones, con un 15% conjunto en cada caso. No obstante, separado el resultado según el rango de ventas, el ritmo de inauguraciones de las cadenas que más facturan se revela más lento, con un 25,9% por debajo de lo esperado.

Las previsiones de nuevos puntos de venta para final de año elevan el tono esperanzado de las cadenas, que ven en un aumento de la oferta de locales y en la posibilidad de renegociación a la baja con sus propietarios argumentos suficientes para sus augurios.

“Quizá el ritmo de aperturas empiece a mejorar cuando muchas personas vean que la forma de tener un puesto de trabajo es creándoselo ellos mismos”, ha dicho Jesús Duque, vicepresidente de Alfa Inmobiliaria. El 63,2% cree que las inauguraciones mantendrán un ritmo igual o similar al registrado durante el primer trimestre, mientras el 26,3% vaticina que mejorará su cadencia de estrenos. El departamento de expansión sólo es superado por el departamento de márketing entre los más reforzados por las compañías, que con un 36,7% del sondeo deja constancia de que cuidar la imagen en tiempos turbulentos constituye una estrategia imprescindible.

“Es ahora cuando la imagen de marca ha de tener mayor presencia, y cuando los mensajes llegan con más fuerza”, expone la gerente de Body Factory, Almudena Otero.

En una época turbulenta como la actual, los franquiciadores también se vuelven hacia dos de las características del sistema que marcan la diferencia de un modo más decisivo, como es la formación y la innovación. Así, la primera ha sido una parcela reforzada por el 16,7% de la encuesta, mientras el 11,7% destaca el I+D+i entre sus mayores refuerzos.

Pero si es tiempo de reforzar algunos departamentos de las centrales, también lo es de hacer ciertos reajustes en sus estructuras y operativas de cara a la coyuntura actual y a lo que vendrá después. Sólo el 17,5% asegura que la crisis no les ha obligado hasta la fecha a adaptarse empresarialmente.

Vicente Belmonte, director de Márketing de Ferrocarril 1870, explica que “hasta ahora no hemos realizado grandes reestructuraciones, simplemente nos centramos en mejorar los procesos y la gestión general de cada una de las áreas de la franquicia, además de ser más rigurosos en los presupuestos y en su control”.

Este porcentaje se eleva al 20,5% –una de cada cinco– en el caso de las grandes redes. Para el resto, el principal reajuste se localiza en el presupuesto general (27,5%), seguido por los temidos recortes de plantilla, señalados por un 21,3% de los encuestados. El cierre de unidades no rentables –un tabú hasta no hace mucho en el sistema– aparece como la tercera acción, con un 16,3%, porcentaje que se eleva hasta el 20,5% en el caso de las enseñas que más facturan.

En último lugar se sitúan los costes de producción, citado por el 13,7% de la muestra, entre los que obviamente se excluyen aquellos negocios que no generan gastos importantes en esta partida.

El refuerzo de la expansión (17%) empata en porcentaje entre las principales medidas adoptadas por las centrales con la renegociación de alquileres de locales y oficinas. Unas rebajas inmobiliarias que, a juzgar por las respuestas de los encuestados, pueden llegar a oscilar entre el 15% y el 30% del arrendamiento inicial del inmueble, y que ya está aliviando las economías de no pocos establecimientos franquiciados.

Como consecuencia de la complicada situación financiera por la que atraviesan muchas empresas brota también la búsqueda de alianzas estratégicas, que sirvan para ajustar costes y mejorar las cuentas de explotación de las centrales. Esta medida, señalada por el 12,7%, ya ha puesto de moda la implantación de córneres, pero puede significar además el resurgir de fórmulas hasta ahora poco desarrolladas como el cobranding.

Por su parte, la potenciación de la actividad en el exterior es consignada por sólo el 5,9% de la estadística general, si bien el porcentaje se eleva hasta el 12,3% en las respuestas de las cadenas más consolidadas, por motivos obvios, y desciende hasta el 3% para el resto. Por último, la externalización de servicios es una medida implantada únicamente por el 5,1% de la muestra.

Fórmulas para seguir creciendo

Más allá de la gestión interna de la compañía, las centrales han desplegado también diversas maniobras en lo referente a su desarrollo como franquicia. Así, su principal acción ha sido un mayor rigor en la selección de candidatos, con un 26,2% de las respuestas.

“La marca es nuestro mayor activo”, argumenta Ángeles Chiches, directora de Servicios de Información de The Singular Kitchen.

Apostar por modelos de menor inversión (18,7%) es otra fórmula cada vez más empleada, como citan desde Barullo o Motorrad.

También se observa un alejamiento creciente de las ferias (13,1%). Lo explica Fernando Soto, director de Expansión de PlanTour: “Hemos redirigido inversiones de la no asistencia a ferias y otros soportes publicitarios para mejorar precios y poder asumir riesgos de financiación propia”.

En estos momentos, la ayuda a los franquiciados desde el punto de vista económico pasa por ser casi una necesidad, ya sea mediante la cofinanciación de aperturas (12,1%) o mediante las rebajas o aplazamientos de cánones (9,3%).

La cadena de bares nocturnos La Botellita es un buen ejemplo, como señala su director de Franquicia, Juan Manuel Burón: “Hemos eliminado cánones y royalties anuales para darle un empujón a la franquicia. Gracias a esto, hemos conseguido que algunos no cierren, ya que con la caída del consumo muchos locales habían dejado de ser rentables, mientras que ahora se puede formar parte de nuestra cadena simplemente adaptando el local y comprando nuestros productos”.

Por último, optar por la internacionalización (6,6%) es la solución tomada por muchas enseñas que, como Neck & Neck, cuentan con una amplia red nacional, “lo que dificulta la localización de nuevos emplazamientos”, sostiene María Zamácola, su directora de Expansión.

Que la dificultad para obtener financiación es el problema más acuciante del sistema lo evidencia el hecho de que prácticamente todas las centrales lo citan como el principal escollo a salvar.

“El parón crediticio ha hecho que la gran mayoría de las redes hayan replanteado sus planes y retrasado su expansión”, considera Álvaro Canelo, director de Desarrollo de La Vinatería. Una situación que se mantendrá en los próximos meses, según el 65,5%, o que puede llegar a endurecerse, en opinión del 20,7%. El 13,8% restante cree que se flexibilizará.

Franquicias Hoy.



Otros artículos del mismo mes


Abril 2009

Marzo 2009

Febrero 2009

Enero 2009